El típico propósito de año nuevo: “ahora sí voy a ahorrar”. Estamos dos semanas gastando lo menos posible, ejercitando la austeridad...