La importancia de no sólo tomar agua sino también ¡comerla!