El frío de los hielos hace que la piel se vea radiante, suave y con un glow muy natural. A este sencillo producto le puedes dar usos que no conocías y aprovechar sus beneficios. Siempre que vayas a utilizar un hielo, envuélvelo en un pañuelo o servilleta, ya que si lo aplicas directamente te puedes lastimar y hasta quemar la piel; Sin embargo, te decimos cómo y dónde puedes usar el hielo de una forma increíble.

  • Cuerpo
    Después de depilarte pasa un hielo sobre la zona depilada, calmará el ardor y cerrará los poros, haciendo que la piel se vea más fresca.
  • Cara
    Si te salió un granito coloca un hielo sobre él para reducir el color rojo y bajar la inflamación. Además, ayudará a matar las bacterias que causaron el brote y a controlar la producción de grasa.
  • Sobre la cara limpia pasa un hielo por la zona T para minimizar la apariencia de los poros,  además ayudará a que el maquillaje dure más.
  • Antes de dormir pasa un hielo en forma circular por cara y cuello, ayudará a tensar la piel y a prevenir la aparición de granos o líneas de expresión.
  • Ojos
    Prepara unos hielos con café y pásalos por debajo de los ojos de 3 a 5 minutos para reducir las bolsas  y ojeras. La cafeína tiene propiedades antiinflamatorias, además estimula la circulación y le da vitalidad a la piel.

El makeup artist Scott-Vincent Borba, recomienda en su libro Skintervention colocar un cubo de hielo en tu lengua y oprímelo contra tu paladar por 10 minutos. Esto hará que los ojos se vean frescos y brillantes. En verdad ¡funciona!

  • Pelo
    Después de lavar tu pelo, remoja por cinco minutos las puntas en un poco de agua fría con hielo. Ayudará a que la cutícula del pelo se selle, así evitarás puntas abiertas y además le darás un shot de brillo.
  • Uñas
    Antes de pintarte las uñas llena un bowl con agua fría. Después de pintarlas, sumérgelas en el bowl  durante 3 minutos. Ayudará a que el esmalte se seque mucho más rápido.