Ya que estamos llenos de motivación por arrancar el año y mejorar nuestra vida en todos los aspectos, tenemos que contarles que uno de nuestros propósitos favoritos tiene que ver con el self care. Y no podemos hablar de esto sin mencionar el principio básico y casi sagrado: usar bloqueador. Todos los días y cada cuatro horas. ¿Exagerado? NO, te explicamos por qué.

No se trata de ver al sol como nuestra peor pesadilla, ya que de él obtenemos la vitamina D que es vital para tener huesos y dientes sanos. No es nuestro enemigo, pero esto tampoco significa que debemos de echarnos como lagartijas para broncearnos, pues la exposición prolongada al sol puede ocasionar daños debido a la radiación ultravioleta, así como signos de envejecimiento prematuro.

Seguramente estás pensando, si lo necesito pero me hace daño, ¿qué hago? La respuesta es muy fácil: protegerte.

El protector solar es tu aliado indispensable para eso, pero debes de asegurarte de que este cumpla con ciertas características. Las básicas, son que te proteja de las radiaciones UVA como de las UVB, porque estas provocan fotoenvejecimiento y algunas mutaciones celulares.

Si buscamos proteger verdaderamente nuestro cutis, mantenerlo hidratarlo e iluminado, también debes de cuidarte de los agentes contaminantes propios de cualquier gran ciudad, ya que estos debilitan la barrera cutánea causando manchas en la piel, una baja producción de colágeno y una disminución de antioxidantes en la piel. En resumen: Si no te cuidas, vas a parecer una pasita.

La buena noticia es que Hawaiian Tropic cuenta con la línea Ozono Duo Defense y la amamos porque definitivamente es todo lo que necesitamos por la alta protección que nos brinda, además su fórmula enriquecida con extractos de frutos, flores, y vitaminas A, C, E y Aloe. Por si fuera poco, es resistente al agua y cuenta con una fórmula súper ligera que no te deja sensación grasosa.

¡Que no se te pase otro año sin protegerte del sol y los agentes ambientales que dañan tu piel!