*


Probé la depilación definitiva y esto fue lo que pasó

Por Michelle Sendra
octubre 3, 2018

¿Ya la probaste?

Uno de los conflictos más grandes que había tenido, era con la depilación. Me chocaba rasurarme, pero me daba pánico probar con la depilación en cera. Nunca he tenido mucho vello, al contrario, pero siempre imaginaba con la comodidad de no volverme a tener que rasurar nunca más  ¡Qué paz!… Imagina poderte ir a la playa sin tener que rasurarte tooooda un día antes, o ni tener que preocuparte por cargar un rastrillo en tu maleta…Esa paz que no tenía pero siempre quise, fue lo que me llevó a animarme a probar la depilación definitiva, y esto fue lo que pasó.

Primero que nada, yo no estaba preparada para hacerme la depilación definitiva, iba en un principio por un facial. Sin embargo, como iba quemadita (por que me había ido a la playa) no me lo pudieron hacer, así que la idea de la depilación entró a la mesa. En ese momento, dije “VA” es momento de probar, y este proceso me puede traer muchos beneficios a la larga. Así que me decidí y lo hice. Esto pasó en Wax Revolution, donde nos contaron que la depilación es mucho más efectiva que en cualquier otro lado, gracias a que la luz pulsada sale en forma recta y con cabezales más grandes, que abarcan toda la superficie parejo y por eso no te quedan ni spots o secciones divididas.

El proceso es muy rápido, dura alrededor de 20 minutos, y te recomiendan llegar con la sección rasurada al cien. Luego, te ponen un gel y posteriormente, pasan con el “láser” o la luz a depilarte. La verdad es que a mí SI me dolió. No es un dolor intenso, sino más bien se sienten como ligazos en la piel, pero dura pocos segundos y es un dolor 100% tolerable. Empiezan por un lado, y luego continúan con el otro, para después pedirte que esperes como 5 minutos antes de ponerte la blusa o lo que sea que lleves de prendas. Ahí, te dicen que es probable que te moleste la zona durante ese día o el siguiente, pero nada más allá.

A mi me pasó algo raro, pues no supe definir el estilo de dolor. Cuando me depilaron, el lado izquierdo me dolió mucho más (y te dicen que es normal, pues siempre un lado es más sensible que el otro) me fui a mi casa y continué con mi día sin mayor molestia. Al siguiente día, el lado DERECHO, me dolía muchísimo. No podía levantar el brazo bien, y me dolía pero como de forma muscular (raro.  Dejé pasar los días y el dolor fue disminuyendo hasta que ya no me dolía nada; luego le pregunté a mi dermatóloga y me dijo que es completamente normal, pues la piel de esa zona (las axilas) no está a acostumbrada a dichos procesos y puede reaccionar con dolor o ardor. Eso si, desde la primera cita ya no tuve vello y desde entonces no he tenido que volver a usar un rastrillo (happy me). La citas debes tomarlas con 8 semanas de separación, para así dejar que la piel se acostumbre, el vello se adelgace y el proceso vaya bien.
TIP: No puedes usar desodorante, ni perfume en la zona durante tooodo ese día, pues sino, puedes echar a perder el proceso. 

Ahora 100% voy a continuar con mi depilación, me quedan todavía 6 sesiones pero ya amo el resultado y lo recomiendo ampliamente. Eso si, siempre teniendo sus dudas a la mano, con todo en mente y con planeación previa.

 

 
herramientas
También te interesa

La mejor depilación se hace así

No sufras más, esto es lo mejor para lograr piel libre de vello

Cuidados antes de la depilación

Lo que no tienes que hacer antes ni después de depilarte

Deja un comentario