¡Cleopatra tenía razón! Las maravillas que hace un baño de tina o remojo de pies. 

  1. Concilia el sueño: El agua caliente de la tina y el aire fresco que golpea la piel al salir, hace que el cerebro libere melatonina, una hormona que ayuda a conciliar el sueño más fácilmente. Por eso es recomendable hacerlo de noche.
  2. Mejora la circulación: Sumergir y remojar el cuerpo en agua tibia/caliente hace que éste responda inmediatamente enviando más sangre a la superficie, por eso la piel se ve más rojita. Las arterias y venas se expanden temporalmente, reduciendo la presión sanguínea creando más espacio para que la sangre fluya a través de ellas. Esto ayuda a que bajen los niveles de estrés. 
  3. Buenísimo para gripes y resfriados: Cuando sientas que te está dando gripe, la garganta y senos paranasales pueden inflamarse, dejándote ronco y adolorido. El vapor de un baño de tina, ayuda a  descongestionar los pulmones y senos para poder respirar y dormir mejor.
  4. Te hace más feliz: Un baño calienta y estimula tu cuerpo para liberar endorfinas, también fortalecen tu sistema inmunológico, mejoran el sueño y ayudan a prevenir los dolores de cabeza.
  5. Desintoxica: El agua caliente hace que produzcamos sudor y de esta manera eliminamos toxinas del cuerpo. El aumento de la circulación estimula el sistema linfático que suda las toxinas.
  6. Hidrata la piel: Remojar el cuerpo abre los Si le agregas ciertas sales y aceites la piel queda con mucho glow y extremadamente suave. 

CÓMO HACERLOS


Baño alcalino:
Así lo llamo yo. Está basado en la filosofía preventiva del Dr. Peter Jentschura. Lo hago así:

  1. Lleno la tina con agua caliente
  2. Agrego 4 cucharadas de las sales Meine Base (Jentschura)
  3. Antes de entrar a la tina, utilizo un cepillo de cerdas naturales para cepillar todo el cuerpo con la piel seca. Hay que hacerlo de arriba hacia abajo porque me interesa llevarlo a las extremidades (mis manos y pies) para ayudar a liberar las toxinas a través del sistema linfático.

El Dr. Jentschura dice que los pies funcionan como riñones auxiliares del organismo humano. Son órganos de eliminación, así que elimino las sustancias tóxicas y al mismo tiempo estimulo la circulación.

Otro beneficio es que al estar en la tina con esas sales, equivale a estar en el líquido amniótico. Es decir meterte es como estar adentro de la panza de tu mamá cuando estaba embarazada de ti.

Baño Eugenia:
Este es uno basado en consejos que he leído y mi instinto.

Lo hago así:
Lleno la tina de agua caliente y 
Agrego 1 taza de sales Epsom
2 cucharadas de bicarbonato de sodio
1 cucharada de polvo de vitamina C o a veces le agrego 1 pastilla de Redoxon
6 gotitas de aceite de lavanda y algún otro aceite que tenga a la mano.

Siempre tomo agua mientras estoy en la tina (es bueno hidratar el cuerpo), ya sea mineral o agua con limón y un poco de carbón activado y me quedo media hora.

Esta mezcla es maravillosa, las sales Epsom contienen sulfato de magnesio que la piel absorbe. Éste ayuda al cuerpo a producir altos niveles de serotonina, por lo que funciona como antidepresivo y cuando se mezcla con aceites ayuda a eliminar la células muertas de la piel.

El bicarbonato de sodio relaja los músculos, exfolia y suaviza la piel. La vitamina C es un gran antioxidante que ayuda combatir los radicales libres,  mejora la textura y le da luminosidad a la piel.