*


La silla para olvidarte de la incontinencia

Por Karla Estrada
enero 2, 2019

Detéctala y combátela

Cuando hablamos de incontinencia, lo primero que se viene a nuestra mente son personas de la tercera edad. Es una realidad que, en general, este mal aqueja con más frecuencia a este grupo. Sin embargo, eso no significa que alguien más joven pueda padecer alguno de los síntomas.

DEFINIENDO LA INCONTINENCIA

Para empezar, no es catalogada como una enfermedad, más bien es la consecuencia de una alteración en la fase de llenado vesical del organismo. Lo que significa una pérdida involuntaria de orina, pues la persona que la sufre no tiene control alguno sobre cuándo, cuánto o dónde orinarse. Puede manifestarse a cualquier edad y género y es provocada por el exceso de presión en la vejiga, más que en la uretra. También se le relaciona con el embarazo, condiciones neurológicas o con el fallo o alteración del esfínter y/o músculos del suelo pélvico. La mayoría de las personas que la padecen son mujeres, lo que trae como resultado condiciones de inseguridad, vergüenza y ansiedad para quienes la sufren.

EXISTEN TRES CATEGORÍAS PRINCIPALES DE INCONTINENCIA URINARIA

1. DE ESFUERZO

Resulta de un esfuerzo físico, o presión en el abdomen y en la vejiga. También por reír, estornudar, cargar objetos pesados e incluso realizar alguna actividad física.

2. DE URGENCIA

Surge después de una necesidad intensa de hacer pipí. La persona que la padece tiene conciencia de que necesita ir al baño, pero se da de forma repentina. Su origen se da en el detrusor (músculo que provoca la expulsión de orina).

Dentro de esta categoría hay dos tipos:

• Sensitiva: es repentina y solo aparece la sensación de querer hacer pipí.

• Motora: aparece inmediatamente después de realizar un esfuerzo y sucede de forma intensa.

3. MIXTA

Se provoca por un trastorno en los mecanismos esfinterianos, haciendo que el detrusor entienda que “es momento de ir al baño” y libere la orina sin más ni más

¿CÓMO FUNCIONA?

Tal y como un “trono” en el cual el paciente se sienta vestido durante 30 minutos mientras los músculos del suelo pélvico reciben estimulación electromagnética no invasiva con el fin de rehabilitar a los músculos débiles y restaurar el control neuromuscular, combatiendo directamente la incontinencia urinaria en mujeres.

Lo único que se siente es un leve hormigueo en la zona, además de algunas contracciones en los músculos pélvicos. Inmediatamente después de la sesión se puede regresar a la rutina sin ningún tipo de impedimento. Claro que como cualquier tratamiento, debe ser supervisado por un especialista antes de ser diagnosticado.

DURACIÓN:

Se recomienda que los pacientes reciban dos tratamientos a la semana durante 18 días para un total de seis sesiones. Las personas que lo han probado dicen que sus relaciones sexuales también han mejorado.

 

 
herramientas
También te interesa

5 tips para alejarte del sudor

¿Cómo alejarte del sudor?

Los productos de skincare para deportistas

Los nuevos productos de skincare para los deportistas.

Deja un comentario