*


La fórmula para mezclar sueros

Por Fer Cabello
diciembre 5, 2018

No es tan difícil como suena

El cuidado de la piel es un mandamiento. Todas sabemos que para tener un cutis de impacto es necesario seguir al pie de la letra nuestra rutina, tener una alimentación sana y complementar con tratamientos cada determinado tiempo. Suena fácil, ¿no? Sin embargo, se necesita más que eso.

Muchas veces pensamos que basta con tener miles de sueros y aplicarlos uno encima del otro. La mala noticia es que no funciona así. Hay ciertos ingredientes que pierden su función al combinarse con otros. Esto no quiere decir que todos sean así. Pero para tener resultados verdaderos es necesario poner atención a esta parte de nuestros productos.

Entender el mundo de los AHAs y BHAs no es nada sencillo, de entrada, muchas hemos escuchado que combinar estos puede llegar a irritar nuestra piel sin conseguir nada a cambio. Los alfahidroxiácidos (AHAs) más comunes son: glicólico, láctico, cítrico y málico. Por otro lado, el grupo de los beta-hidroxiácidos (BHAs) lo encabeza el ácido salicílico.

Otro ingrediente importante es la Vitamina C, es demasiado común usarla durante nuestra rutina de día. Tiene función antioxidante y despigmenta. Sin embargo, muchas cometemos el error de mezclarla con Retinol, también conocido como Vitamina A, ya que imaginamos que puede potenciar los efectos. Este se encarga de disminuir las arrugas y mejorar la textura de nuestro cutis. Te recomendamos usar la Vitamina C por las mañanas y el Retinol por las noches.

La fórmula no termina ahí, hicimos una investigación de la mejor para cada tipo de piel. Así que pon atención para que hoy en la noche pienses dos veces el producto que vas a aplicar antes de hacerlo.

Piel seca:

Hidratante + Anti-aging

Existe una regla más, todo lo que tenga como propósito hidratar, calmar o iluminar, también se puede combinar. Intenta buscar algún suero que contenga calendula. Este ingrediente viene de unas flores que reparan la piel. Y para combatir los efectos anti-edad, las ceramidas son perfectas. Son propiedades que crean una barrera en la capa más superficial de la piel impidiendo que se deshidrate.

Piel grasa:

BHAs + Productos naturales

El ácido salicílico es básico para este tipo de pieles ya que logra entrar a los poros y realiza una exfoliación desde adentro. Se encarga de eliminar bacterias que llegan a causar brotes. Por ser un ingrediente bastante fuerte, se recomienda mezclar con alguno natural como el té verde. ¿Por? sus propiedades ayudan a reducir lo rojo y a calmar el estrés en la piel. Puedes mezclar alguno de árbol de té.

Piel sensible:

Ácido Hialurónico + Vitamina C

Si te identificas con este tipo de piel, debes de tener cuidado. Para empezar, la Vitamina C es un sí o sí, más si vives en una ciudad. Protege la piel de agresores externos y retrasa la aparición de líneas de expresión, es por eso que se considera un antioxidante.

El ácido hialurónico se encuentra en nuestro cuerpo y se encarga de mantenerlo hidratado. Pero aceptémoslo, llegamos a una edad en la que dejamos de producirlo. Así que mezclarlo con la Vitamina C dará excelentes resultados: piel hidratada y protegida. 

 
herramientas
También te interesa

Guía de regalos para Navidad

Encuentra la lista de perfecta de regalos para él.

Tés de belleza

¿Cuál es el mejor para ti?

Deja un comentario