Por: Isela Méndez

Así como nuestra cara, las manos son parte importante de nuestra carta de presentación ante los demás. Además, representan una de las partes del cuerpo que están mas expuestas a las agresiones del medio ambiente (radiación solar, contaminación, irritación, cambios climáticos, etc.). Es por esto que debemos cuidarlas con productos y procedimientos que reparen el daño y retrasen el paso del tiempo. A medida que envejecemos, las manos se van haciendo resecas, pierden firmeza y aumenta la flacidez, principalmente por efecto de la exposición solar y la falta de nutrientes. Sin embargo, también influyen otros factores como el tabaquismo, la temperatura del agua con la cual las lavamos y el contacto con productos irritantes (productos de limpieza). El envejecimiento prematuro de la piel de las manos es cada vez más frecuente en mujeres jóvenes, de entre 30 y 35 años de edad.

Dependiendo del daño que presentes, el rejuvenecimiento de manos se realiza para estimular producción de colágeno, mejorar la textura e hidratar, añadir volumen a las manos delgadas así como mejorar las manchas de la piel e irregularidades.

A continuación mencionamos los tratamientos que puedes usar:

Bioestimuladores y rellenos 

Con el paso del tiempo, la piel de las manos se vuelve cada vez más delgada y empieza a hacerse evidente la red venosa y surcos en el dorso de las manos. Si tienes alguno de estos datos, lo ideal es realizar un tratamiento con bioestimuladores y/o rellenos.

Los bioestimuladores con hidroxiapatita de calcio, policaprolactona o ácido poliláctico provocan un efecto doble al momento de su aplicación; por un lado, logran dar volumen y, por el otro, estimulan la producción de colágeno y elastina, dándonos como resultado un efecto tensor y corrección de las arrugas, pliegues y flacidez de las manos. El número de sesiones requeridas dependerá de las necesidades de volumen de cada paciente.

Tienen una duración aproximada de 12 meses; debido a que son biorreabsorbibles, al pasar este tiempo el componente se absorbe naturalmente. La aplicación es rápida, confortable y no requiere anestesia.

Los rellenos de ácido hialurónico nos ayudan a mejorar el aspecto visual y la densidad de la piel. Dan un efecto de volumen, mejoran la calidad de la piel y la textura, disminuyen arrugas y surcos e hidratan. Se pueden usar solos o en combinación con bioestimuladores dependiendo del grado de envejecimiento.

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia es un tratamiento que genera un calentamiento profundo de la piel y del tejido celular subcutáneo, provocando una cascada de reacciones que mejoran la calidad de la piel. Estimula producción de colágeno nuevo y, con ello, mejora la flacidez de la piel al tensarla.También, mejora el aspecto de la piel, la cual lucirá tersa y rejuvenecida. Desde la primera sesión se observa una piel más compacta y luminosa. Las arrugas se difuminan y se produce una regeneración de los tejidos.

El número de sesiones dependerá del equipo que se utilice y del tipo de radiofrecuencia. La ventaja es que no implica tiempo de recuperación y el paciente puede reincorporarse de manera inmediata a sus actividades.

Peelings

Un peeling es una mezcla de productos químicos que penetran en la piel y producen una renovación celular y exfoliación de la piel de las manos, ayudando a disminuir arrugas y manchas y dejando la piel suave, luminosa y rejuvenecida. El peeling químico está indicado para tratar distintas patologías, según las cuales se hará uso de un tipo de ácido distinto para cada caso. Es importante acudir a valoración por un dermatólogo, quien indicará cuál es el peeling ideal dependiendo del problema que predomina en las manos y el número de sesiones requeridas.

Luz pulsada intensa

Esta tecnología es una fuente lumínica de alta intensidad que presenta una gran versatilidad terapéutica. Con ella se pueden tratar todo tipo de lesiones vasculares (tales como rosácea) y pigmentadas; además, mejora la calidad de la piel, disminuye la apariencia de los poros y unifica el tono de las manos. Es un tratamiento muy seguro y no requiere tiempo de recuperación y brinda excelentes resultados a partir de la primera sesión.

Se recomienda realizar entre 3 y 5 sesiones con un intervalo de 3 a 4 semanas entre cada sesión. Cada sesión tiene una duración de 10 a 15 minutos y consiste en aplicar una capa fina de gel y, a continuación, se aplican los pulsos de luz a través de una guía luminosa de vidrio de silicato de boro. Al finalizar la sesión notarás un ligero enrojecimiento que se resuelve de manera espontánea al cabo de unos minutos.

Láser de picosegundos

Este tratamiento representa una novedad tecnológica para el retiro de tatuajes y para tratar problemas de pigmentación tales como manchas cafés o léntigos solares. Como su nombre lo dice, estas manchas se asocian a exposición a radiación ultravioleta del sol y también a envejecimiento. Por lo general son manchas menores de un centímetro de diámetro, de color café, y que se localizan en áreas expuestas al sol, tales como manos, cara, hombros, brazos y frente.

El láser de picosegundos actúa mediante un efecto fotoacústico, rompiendo el pigmento en partículas muy pequeñas que son fácilmente ingeridas por unas células que se llaman macrófagos, las cuales degradan el pigmento. Además, también es un tratamiento de rejuvenecimiento ya que el láser estimula producción de colágeno nuevo, mejorando la textura y arrugas de las manos. La ventaja de este equipo es que produce resultados excelentes desde la primera sesión y no implica tiempo de recuperación ya que es muy específico para el pigmento y no produce daño en tejidos adyacentes.

Se recomiendan mínimo 3 sesiones en intervalos de un mes para obtener mayores resultados.

La ventaja de todos estos tratamientos es que se pueden combinar entre sí; sin embargo, es importante que siempre acudas a valoración por un dermatólogo para obtener los mejores resultados.

Independientemente del tratamiento que te vayas a realizar, existen algunos cuidados básicos para las manos que siempre debes llevar a cabo:

LAVADO DE MANOS

Se recomienda utilizar jabones del grupo de los syndets, los cuales tienen pH similar al de nuestra piel y no irritan. Pueden incluir vitaminas o aceites esenciales. La temperatura ideal del lavado es con agua tibia y es preferible secarlas en forma de toques, sin frotar demasiado.

HIDRATACIÓN

Después del lavado de manos es importante aplicar una crema hidratante y reaplicarla varias veces al día.

EXFOLIACIÓN 

Hará que tus manos queden muy suaves y tersas. Puedes optar por algún exfoliante de manos, de los cuales existen varias opciones en el mercado.

PROTECCIÓN

Es importante aplicar el protector solar también en nuestras manos para protegerlas de la radiación ultravioleta. Asimismo, si vas a estar en contacto con detergentes y jabones para aseo de trastes o del hogar se recomienda usar guantes.