Hemos hablado tanto de los daños que el sol puede hacer a tu piel, que seguramente estés donde estés, te pusiste protector solar antes de salir de casa y crees que estás completamente segura de los rayos UVA y UVB. Pero, ¿te has puesto a pensar que esos rayos también afectan a tus ojos?

Los rayos UV o Ultravioleta son invisibles a la vista, pero siempre están ahí. De hecho, 95% de todos los rayos UVA logran llegar a la superficie de la tierra, así como el 5% de los UVB. El problema es que, si bien es fácil protegerte con una crema, hay partes del cuerpo más difícil de cuidar como los ojos. De hecho, además de que el sol puede hacer que te arrugues más —en especial la zona alrededor de los ojos porque entrecierras más el párpado para ver mejor— hay más razones por las que te urge buscar lentes que te protejan de los rayos UV aún en días nublados.

Fotoenvejecimiento
Lo mismo que le pasa a la piel al estar en contacto con los rayos ultravioleta, le pasa al contorno de tus ojos. Y, además de ser una zona en donde las arrugas se vuelven más evidentes, se estima que entre el 5 y el 10% de los casos de cáncer de piel, empiezan en los párpados.

Fotoqueratitis
Cuando los ojos están expuestos a los rayos UV pueden empezar a salir pequeñas heridas en la córnea, afectando la visión. Algunos de los síntomas son dolor, enrojecimiento y ver borroso.

Cataratas
1 de cada 5 casos de esta enfermedad son responsabilidad de los rayos UV. Las cataratas son una de las principales razones de ceguera en el mundo.

Además de ser un básico de tus looks diarios, los lentes son el mejor aliado para protegerte de los rayos UV. Los lentes de sol son un accesorio que no puede faltarte cuando vas a la playa o estás mucho tiempo en la calle, pero si eres de las que usan lentes para ver, existen alternativas que te cuidan del 100% de los rayos UV, como Zeiss. Todos sus lentes cuentan con tecnología Zeiss UVProtect y DuraVision UV, dándote la máxima protección durante todo el día.