Ya sea por edad, tus ganas de crecer profesionalmente o simplemente querer esperar a tener estabilidad económica, pueden ser razones por las que no quieras ser mamá ahora, pero eso no significa que nunca vas a querer.

A partir de los 37 años tu nivel de fertilidad es muy bajo, pues la capacidad que tus óvulos tienen para lograr el embarazo va disminuyendo con el tiempo. Lo buena es que hay un tratamiento que te permite mantener tus óvulos en buen estado para que puedas embarazarte sin problemas cuando estés lista, se trata de la vitrificación.

Es una técnica en la que se congelan los ovocitos de la mujer en su edad fértil para preservarlos, fecundarlos y transferirlos cuando la ella decida ser mamá

¿Cómo funciona?
Los óvulos se tratan con sustancias protectoras y después se sumergen en nitrógeno líquido a una temperatura de -196ºC, lo que evita que se forman cristales de hielo que los dañen. Esta técnica permite que alrededor del 97% de los óvulos sobrevivan y mantengan su calidad para el futuro.

¿Cuáles son sus beneficios?
Para empezar, tienes la tranquilidad de que puedes ser mamácuando te sientas preparada sin sentir la presión de tu reloj biológico. Además creas tu propio banco de óvulos lo que garantiza disponibilidad inmediata y que sean totalmente tuyos.

Es una excelente opción para las mujeres que se van a someter a terapias oncológicas y quieren ser mamás después de esto.

¿Cómo se hace?
El tratamiento dura aproximadamente 12 días. Para que haya más probabilidades de éxito se estimular al ovario para que produzca más ovocitos de forma natural, y asípoder tener el mayor número posible. Una vez que se extraen los ovocitos se vitrifican y quedan listos para usarse cuando túquieras.

¿Dónde?
Una buena opción es VILTIS, son especialistas en reproducción asistida y pioneros en la incorporación de esta técnica. Además tienen técnicas innovadoras de vitrificación como ‘»Cryotop'», una de las más novedosas y que mejores resultados ofrece.