Si hay días que te sientes agotada y aún no han dado ni las 12, puede ser que estés haciendo algo mal en tu rutina. Lo peor del caso es que estar cansada no solo afecta a tu desempeño, a la larga también se te nota en la cara. Aquí te contamos algunos errores comunes:

Dormir
Sí, puede sonar como algo obvio, pero muchas veces no duermes lo que necesitas y eso se nota. Lo ideal es que duermas entre 7 y 9 horas desde los 18 años hasta los 65, y aunque muchas veces el trabajo y la rutina son factores que te lo impiden, en otras más es por ver ese capítulo extra de tu serie favorita o, en el peor de los casos, desvelarte por salir de
fiesta.

El desayuno
Es el alimento más importante y de lo que comes depende mucho cómo te sentirás el resto del día. Si empiezas tu rutina con alimentos grasosos y poco nutritivos tu organismo usará mucha energía en procesarlos y hará que estés cansada. Una opción es empezar con un carbohidrato como la avena o el centeno, un smoothie de frutas y proteínas bajas en grasa.
Y los lácteos, mejor evítalos.

Comer a deshoras
Ya sabes que lo ideal es hacer 5 comidas al día, las 3 principales y dos colaciones o snacks. Esto te ayuda a evitar caer en los típicos antojitos que solo engordan y te drenan la energía. Para esos snacks de mediodía, busca una alternativa que sea saludable y te aporte energía, como Energy Mix de Mafer, que tiene la mezcla ideal entre cacahuate, almendra, pasas y manzana.

Haz ejercicio
Si eres de las que cuando se sienten un poco cansadas lo tomas como pretexto para no hacer ejercicio, estás cometiendo un error común. Aunque parezca que esos minutos extra de reposo te van a ayudar a sentirte mejor, en realidad te estás aletargando. De hecho, hacer 20 minutos de ejercicio al día es una forma de acelerar tu sistema cardiovascular y
que el oxígeno llegue mejor a todo tu organismo.

Libera estrés
Es una de las principales razones por las que te sientes cansada. De entrada, cuando estás estresada duermes peor, te la pasas picando cosas que no debes y fallas en muchas otras cosas que hacen que te sientas así. Un poco de estrés no es malo, pero cuando se acumula y empieza a notarse en tu descanso es momento de evaluar qué debes cambiar de tu vida.
Si haces todos estos cambios y aún te sientes cansada, puede ser un síntoma de alguna enfermedad y es importante que consultes a un médico.