*


Cómo saber tu tipo de piel

Por Karla Estrada
marzo 10, 2015

Parece fácil de saber, pero es muy común que tanto mujeres como hombres no sepamos cuál es nuestro tipo de piel, ya que cambia según la temporada del año, edad e, incluso, los productos que estamos usando impactan en ella. Es fundamental saber qué tipo de piel tenemos, conocerla y escucharla, no sólo para ahorrar […]

tipo-piel774x416

Parece fácil de saber, pero es muy común que tanto mujeres como hombres no sepamos cuál es nuestro tipo de piel, ya que cambia según la temporada del año, edad e, incluso, los productos que estamos usando impactan en ella. Es fundamental saber qué tipo de piel tenemos, conocerla y escucharla, no sólo para ahorrar tiempo y dinero, sino para que esté sana.

Cuántas veces no te ha pasado que escuchas que una crema le hace milagros a cientos de mujeres y cuando tú la usas resulta que te sacó granos o te irritó. Eso significa que ese producto no es para ti.

 

Escucho muchas historias de mujeres que usan cremas que, evidentemente, la están irritando o son muy agresivas para su piel y las siguen usando porque la demostradora que se las vendió les dijo que esas reacciones son normales y que “su piel se irá acostumbrando o adaptando al producto con el tiempo”. Al menos que sea un tratamiento dermatológico que te recetaron para ciertas condiciones y que el proceso incluya peeling o cambios en la piel, ninguna crema debe sentirse incómoda o agresiva.

De hecho, hasta los ingredientes más naturales pueden afectarte. Por ejemplo, el método del aceite limpiador  que para mí es de los mejores, no le sienta bien a todas las pieles. A pesar de que muchas de ustedes no han compartido la transformación tan increíble que han experimentado con esta forma de limpiar la piel, ha habido algunas mujeres que no les cayó bien. Finalmente, tu piel es única y tienes que ir descubriendo qué te va a ti.

 

Lo primero es saber que la piel se divide en cinco categorías: seca, normal, mixta, grasa y sensible.

 

¿No sabes cuál es tu tipo? Aquí te decimos cómo identificarla:

1. Limpia tu cara con agua micelar antes de maquillarte (esto para que la base o el polvo no la afecten) y espera una hora. Es recomendable que lo hagas el fin de semana para que tengas tiempo.

2. Mírate en el espejo y analiza: ¿hay zonas que se ven más brillantes? ¿Están en toda la cara o sólo la nariz, mejillas, frente y mentón? Si no estás segura toma un pañuelo desechable y cubre tu cara presionándolo suavemente. Espera una hora y vuélvelo a hacer con otro pañuelo limpio.

 

Resultados:

Seca: Después de una hora, tu cara se ve seca o mate. El pañuelo desechable no tiene residuos de grasa.

Normal: Tienes muy poca grasa en la cara. Esto es bueno porque la piel produce esta grasa que funciona como capa protectora. La piel no debe estar ni muy seca ni muy grasa. Si la notas humectada, con poca grasa y no tienes ni poros abiertos ni granos, ¡eres afortunada!

Mixta: El brillo se ve en la zona-T (nariz, frente, mentón).

Grasa: El pañuelo tiene muestras de grasa de toda tu cara.

Sensible: Tu piel muestra rojeces o te pica. Si reacciona muy rápido a la mayoría de las  cremas o sueros tornándose roja o con granos que salen de manera inmediata, la tienes sensible o eres sensible a ese producto en específico.

 

 

 

 
herramientas
También te interesa

4 mascarillas para pelo seco que encuentras en el súper

¡Es hora de aplicar alguna!

Los beneficios del morning coffee

No hay pretextos, incluye café por la mañana.

Deja un comentario