*


¿Qué tan bien te bañas?

Por Karla Estrada
abril 20, 2015

Bañarse no sólo se trata de entrar a la regadera sucia para salir limpia. Existen algunas maneras de sacarle al baño más provecho del que imaginan. La manera de lavar el pelo puede marcar la diferencia entre tenerlo brilloso u opaco. Aquí les dejo algunos consejos.   1. En lo que esperas a que el […]

bañarte774x416

Bañarse no sólo se trata de entrar a la regadera sucia para salir limpia. Existen algunas maneras de sacarle al baño más provecho del que imaginan. La manera de lavar el pelo puede marcar la diferencia entre tenerlo brilloso u opaco. Aquí les dejo algunos consejos.

 

1. En lo que esperas a que el agua se caliente, cepíllate el cuerpo. ¿Por qué?  Porque al hacerlo estás quitando células muertas, lo que hace que tu sistema circulatorio se estimule y, de alguna manera, se está drenando el sistema linfático lo que lleva a que tengamos una piel más bonita y sana. Después aplica un poco de aceite de almendras y métete bañar.

2. Antes de empezar con el shampoo, asegúrate de tener bien mojado el pelo. Después, pon en tu mano una cantidad equivalente a una moneda de $10. Trata de abarcar toda la cabeza y, especialmente, la nuca. En esta parte se acumula la mayoría de la grasa. Una buena lavada de pelo no debe tardar menos de 30 segundos ni más de 60. Cuando hayas terminado, enjuaga muy bien hasta que ya no veas ningún resto de espuma.

3. El acondicionador sólo es necesario aplicarlo en el equivalente a la cola de caballo, o sea, de donde empieza el cuello para abajo. Esto es porque la grasa natural del pelo alcanza en promedio hasta 10 centímetros hacia las puntas y nada más necesitamos grasa adicional en esa parte. Antes de aplicarlo, exprime bien el pelo para que lo absorba mejor y no te sirvas más que el tamaño de una cereza. No es necesario dejarlo mucho tiempo, aprovecha y cepíllalo con el acondicionador puesto. Empieza en las puntas y termina en la raíz para no lastimarlo con jalones, después enjuaga.

4. Después lava tu cuerpo. Pon especial atención abajo del pelo; muchas veces quedan restos de acondicionador que no son buenos para tu piel. Además, es mejor usar jabones hidratantes que no irriten y sequen tu piel. Al momento de lavar hazlo con las manos, las esponjas y loofahs son focos para las bacterias y  hongos.

5. Debes dejar la cara al último porque así puedes aprovechar el vapor de la regadera para que se abran los poros. Aplica el jabón y antes de enjuagarte, pon el agua un poco más fría. Enjuágate el pelo otra vez con el agua a esta temperatura para cerrar los poros. Vas a salir de la regadera con un aspecto limpio y refrescante.

 
herramientas
También te interesa

El pantalón ideal para caderonas

¡Es perfecto para todas!

Labios a prueba de frío

Conoce el nuevo eos crystal.

Deja un comentario