*


El rímel que me hace sentir como twiggy

Por Karla Estrada
marzo 5, 2015

Soy bastante prejuiciosa con el rímel. Siempre me voy por los de autoservicio. El de hueso de mamey es mi rímel  de cabecera, pero siempre estoy probando todas las marcas y, difícilmente, alguno llama mi atención. Hace unos días puse a prueba esta novedad: Roller Lash de Benefit. Decidí escribir sobre este rímel porque el […]

slider (16)

Soy bastante prejuiciosa con el rímel. Siempre me voy por los de autoservicio. El de hueso de mamey es mi rímel  de cabecera, pero siempre estoy probando todas las marcas y, difícilmente, alguno llama mi atención.

Hace unos días puse a prueba esta novedad: Roller Lash de Benefit.

Decidí escribir sobre este rímel porque el resultado fue distinto a los otros que he probado. Diría que esta es la máscara de look sesentero que, por cierto, hemos estado viendo este 2015 en maquillaje y ropa, junto con las reinterpretaciones setenteras.

En lo personal la versión del look sesentero que más me gusta, es la inglesa, creo que en cuestión de música, moda y maquillaje los ingleses llevaron esta década a la gloria. La icónica britt girl, (por lo menos para mí), siempre tiene pestañas negras, separadas y largas, es uno de sus emblemas en mi imaginación. Y, aunque no estaba buscando este look en mí, lo encontré de casualidad con este rímel y ¡me encantó!

La primera vez que me lo puse fue en el escritorio de mi oficina. Ese día llegué de cara lavada y me lo apliqué para ver cómo se veía. En ese momento entró Dulce (asistente de dirección que trabaja en la oficina) y me dijo: “Qué bonitos se te ven los ojos”. Le enseñé el rímel y me dijo: “Se te ve increíble, ¿tú generalmente no usas rímel verdad?” Su apreciación la interpreté como que el rímel que uso todos los días logra un efecto natural que no se nota, lo cual me gusta mucho y que éste, de Benefit, sí se nota, lo cual también me gusta.

Con una sola aplicación logré el efecto de tres capas. Es una fórmula pesada. De hecho, siento que las pestañas me pesan. Me las dejó chinas, largas y con volumen. Pero lo distinto es que las deja gruesas y al mismo  tiempo separadas entre sí, precisamente el elemento que me remite a los sesenta.

El aplicador es delgado con cerdas muy delgadas y separadas entre sí. La forma es curva para que al momento de aplicar puedas hacer el movimiento y enchinarlas al mismo tiempo. La ventaja de que el aplicador sea pequeño y delgado es que no te vas a manchar los párpados cuando te lo estás poniendo, algo que invariablemente me pasa porque los aplicadores que uso son grandes y siempre termino teniendo que quitar la mancha con agua micelar. Pinta las pestañas perfectamente y de manera precisa sin que se haga un caos.

Y tiene algo muy importante: no se corre en ningún momento, pero lo que más me gusta es que siento que traigo las pestañas de Twiggy y ¿quién no quiere aunque sea traer las pestañas de Twiggy?

De venta en Sephora y Palacio de Hierro
$360

 

 
herramientas
También te interesa

Paletas de sombras en versión low cost

¡No nos podemos resistir!

El pantalón ideal para caderonas

¡Es perfecto para todas!

Deja un comentario