*

 
 

El cómo duermes te puede estar arrugando

Por Karla Estrada
mayo 6, 2015

Son muchas los hábitos que te arrugan, pero tal vez no habías pensado que el cómo duermes también te arruga. Sin duda, el sueño es una de las mejores fuentes de juventud y no hay crema que se le iguale, pero el dónde pones tu cara determina la profundidad de tus líneas de expresión. Cuando […]

duermes774x416

Son muchas los hábitos que te arrugan, pero tal vez no habías pensado que el cómo duermes también te arruga. Sin duda, el sueño es una de las mejores fuentes de juventud y no hay crema que se le iguale, pero el dónde pones tu cara determina la profundidad de tus líneas de expresión. Cuando dormimos, la cara está apoyada contra la almohada por muchas horas. Esto hace que, naturalmente, se vayan formando arrugas en los puntos de apoyo principales. Los lugares más comunes son donde el hueso y la piel están muy pegados, porque son los que más presión reciben.

Las fuerzas que hacen que la piel se contraiga y se estire son mecánicas, o sea, son por movimientos. Por eso los inmovilizadores musculares como el bótox, que sirven para las líneas de expresión, no son eficientes para tratar las arrugas que se hacen al dormir. Sus causas son distintas.

En pieles jóvenes, eso que llamamos el “almohadazo” desaparece rápido al despertar porque entre más joven la piel, más elastina tiene y eso la hace más elástica permitiendo que regrese a su forma natural mucho más rápido. Pero conforme la piel va madurando y envejeciendo, te despiertas con una raya que parece tardar horas en quitarse y esas líneas se van volviendo permanentes. Hay muchas cremas que pueden funcionar, pero lo importante es atender el verdadero problema.

¿Cómo prevenirlas?

1. Duerme boca arriba:
Esto tiene muchos beneficios, promueve una mejor postura y una piel más firme. La clave para las arrugas está en tener el menor contacto con la almohada y las sábanas. Si apoyas la cara toda la noche, lo más probable es que las marcas se vayan haciendo más y más visibles. Eso sí, dormir boca arriba no es para todas. No se recomienda en mujeres embarazadas, con problemas de cuello, de espalda o de reflujo.

2. Usa una almohada antiarrugas:
Difícilmente controlamos nuestros movimientos cuando estamos en el quinto sueño. Para esto son buenas las almohadas antiarrugas que consisten en fundas hechas de satín o seda. La fibra al ser mucho más suave versus a la del algodón no es abrasiva con tu piel. Si no las encuentras, compra la tela y haz tus fundas.

3. Crema todas las noches:
Recuerda que tu rutina de cuidado facial debe ser constante si quieres que funcione.

 
herramientas
También te interesa

El mejor facial es de Biologique Recherche

Próxima visita OBLIGADA

Bye a las bolsas y ojeras con PARCHES

Bye a las bolsas y ojeras con PARCHES

Deja un comentario