*


Día Mundial contra el Cáncer de Mama

Por Eugenia Debayle
octubre 7, 2013

En este sitio les he compartido todo tipo de recomendaciones para ayudarlas a verse y sentirse mejor, y hoy quiero hablarles sobre algo que tiene que ver con la belleza interior pero sobre todo con la salud: la autoexploración. Como saben, el 19 de octubre se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama […]

CancerMama-SLIDER

En este sitio les he compartido todo tipo de recomendaciones para ayudarlas a verse y sentirse mejor, y hoy quiero hablarles sobre algo que tiene que ver con la belleza interior pero sobre todo con la salud: la autoexploración.

Como saben, el 19 de octubre se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama y este año quiero unirme al movimiento invitándolas a tomar conciencia de la importancia de escuchar a su cuerpo, porque esta enfermedad es la primera causa de muerte en las mujeres mexicanas y por eso decidí compartirles una experiencia personal.

Debo confesar algo que me da mucha pena: Nunca me había hecho una mastografía. Lo fui postergando a pesar de que todas las que somos mayores de 35 años deberíamos hacérnosla (yo ya los pasé); además de tocarnos (yo siempre me hago el tacto) e ir al ginecólogo (también lo cumplo).

Entonces, hace como un mes en la noche me sentí un bulto bastante grande en el pecho izquierdo y que me dolía, ya no pude dormir pensando lo peor. Al día siguiente decidí ir al ginecólogo, pero mi mamá me hizo cambiar de parecer. Me dijo: “primero hazte una mastografía y después ve directamente con el oncólogo”.

Recordé lo que me dijeron algunas mujeres que han padecido cáncer de mama: es un error esperar que el ginecólogo te diagnostique un tumor canceroso. El especialista correcto es el oncólogo. Si se siente algo ¡Nunca vayan a que su doctor de rutina las diagnostique!

Así que fui al hospital, me hice la prueba y después fui con el oncólogo para entregarle mis estudios. Me revisó, me explicó todo lo que quería saber y por supuesto me regañó por nunca haberme hecho el estudio. Lo mejor de todo es que no tenía cáncer y tampoco se trataba de algo peligroso: era un quiste que medía 4 cm y estaba lleno de agua y sangre oxidada que posteriormente me extrajeron con una jeringa.

El especialista me explicó que después de los 35 y sobre todo a partir de los 40 es importante hacerse una mastografía cada año, además de la autoexploración que hacemos en casa pues entre más temprano se detecte este padecimiento más alta es la expectativa de curar. ¡Todo es una cuestión de prevención!

Durante la consulta me comentó algunas cosas interesantes que vale la pena tomar en cuenta:

  • El factor genético tiene mucho peso, por eso si en nuestros historiales familiares hay mujeres con cáncer de mama nuestra probabilidad de que nos dé es mayor y hay que poner especial atención
  • No existe ningún estudio que relacione el uso de desodorantes con esta enfermedad. Tampoco con el uso de brassiere con varillas o la radiación de la mastografía
  • Las mujeres de ascendencia asquenazí (judías de origen europeo) tienen índices más altos de contraerlo, así que las chicas que pertenecen a esta comunidad deben ser más cautelosas

Después de esto me di cuenta de lo irresponsable que había sido y que corrí con mucha suerte. Por eso las invito a que se realicen una exploración por lo menos una vez al mes, les toma cinco minutos, es gratis, aumenta 98% las posibilidades de supervivencia y disminuye las probabilidades de cirugías radicales. Entonces aquí les van algunas recomendaciones:

  • Revísense entre cinco y siete días después de la menstruación porque los pechos estarán menos sensibles. Si ya no tienen periodo pueden fijar un día al mes
  • Háganlo paradas, acostadas o mientras se bañan, esta última es muy cómoda porque el jabón y el agua ayudan a que los dedos se deslicen
  • Pónganse frente al espejo y dividan (imaginariamente) su mama en cuatro partes tomando como centro el pezón
  • Utilicen las yemas de los tres dedos medios pues son los más sensibles; manténgalos rectos y juntos
  • Apliquen presión media porque si lo hacen muy suave no percibirán nada y si es muy fuerte podrían ocultar cualquier “masa”
  • Tóquense en vertical, horizontal y espiral. De la clavícula hacia abajo, de la axila hacia los pezones y del centro hacia afuera

Y por supuesto si han pospuesto la mastografía… ¡Es hora de hacérsela! Creo que las mujeres tendemos a posponer todo aquello que tiene que ver con nosotras y en ese sentido es algo que tenemos que corregir. Hay que darnos tiempo y tener esos actos de amor hacia nuestra persona como ir a hacerse un simple estudio que puede salvar nuestra vida, ¿no creen?

 
herramientas
También te interesa

Aclara tu pelo con limón

Prueba este remedio natural

4 mascarillas para pelo seco que encuentras en el súper

¡Es hora de aplicar alguna!

Deja un comentario