El Aloe Vera se ha utilizado desde hace más de 3000 años. La parte más utilizada de esta planta es el gel, el cual es usado como un producto dermatológico y es muy beneficioso para tu piel curando quemaduras y disminuyendo la aparición de arrugas en la piel, también éste gel es utilizado en varias bebidas como suplemento alimenticio.

Además de ser rico en vitaminas como la A, B12, C, E y muchos minerales, tiene muchos beneficios y no solo para la piel, sino que también para tu salud:

Aumenta tu Sistema inmune: El áloe también actúa como un adaptógeno, por lo que ayuda a mantener las células y tejidos en equilibrio; esto hace más fácil el trabajo del sistema inmune al proteger las células del estrés oxidativo y otros factores que  pueden llegar a afectar su función.

Mejora la oxigenación de la sangre: Apoya la absorción de nutrientes en tus intestinos; esto incluye la absorción del hierro. El hierro transporta moléculas de oxígeno de tus pulmones alrededor del todo el cuerpo manteniéndote sana, también mejora la absorción de la vitamina C y B12.

Rico en antioxidantes: Protegen las células de tu piel del daño causado por los radicales libres y previene la aparición de arrugas en la piel.

Mejora tu digestión: Contiene enzimas pancreáticas como la amilasa y lipasa que ayudan a metabolizar mejor las grasas y mejorar la digestión. Además si sufres de gastritis, el aloe ayuda a controlar la acidez del estómago. También contiene prebióticos los cuales funcionan como alimento bueno para los probióticos (bacterias buenas) de tus intestinos mejorando también casos de colitis.

Y por si fuera poco, el aloe vera mejora tus sistema cardiovascular: Es una rica fuente de compuestos vegetales llamados fitoesteroles que disminuyen los niveles de grasas malas en la sangre y mejoran la salud de tu corazón, y por otra parte también disminuye los niveles de glucosa en sangre.

¿Qué más podemos pedir? Consulta a un especialista en nutrición para encontrar la mejor manera de agregar este superfood a tu dieta diaria.