*


La ciencia del ayuno intermitente

Por Julia Salinas
febrero 26, 2018

¿Sabes en qué consiste la técnica del "fasting"?

La palabra desayuno significa “romper con el ayuno”, desde que existe esta palabra se sabe de la importancia de el primer alimento del día. Entonces, ¿por qué está de moda el ayuno intermitente, en el  que a veces no te dejan desayunar hasta pasadas las 12 del día?

Varios sitios web y muchos bloggers están reclamando su plan de ayuno intermitente como el mejor de todos para perder grasa. Las variaciones incluyen: ayuno durante todo el día, cada tercer día; dos veces por semana; una vez por semana o una vez cada dos semanas. Algunos recomiendan no desayunar o no cenar, mientras que otros recomiendan “comer slo cuando tengas  hambre”, o “no comer cuando no tengas hambre”.

Los seguidores de las dietas más estrictas como el de ayunar 24 hrs, cada equis número de días es demasiado largo para aguantar; y muchos se quejan de un aumento significativo de hambre crónico y un deseo insoportable de comer durante el día de ayuno. Un ayuno nunca debe de sobrepasar las 18 horas, pues cualquier cosa más allá de eso puede poner a tu cuerpo en un estado de inanición-catabólico que si se vuelve crónico, puede causar enfermedades y síntomas tales como hipotiroidismo, disminución de las hormonas sexuales, pérdida de masa muscular y reducción de la energía.

Por lo tanto, el mejor ayuno intermitente que puedes hacer es cenar a la misma hora que desayunas, para tener una ventana de 12 hrs comiendo y 12 hrs sin comer. Siempre y cuando tu periodo de descanso sea de 8 hrs dormido, pues si sueles despertarte muy temprano en la mañana y acostarte muy tarde en la noche, entonces este tipo de dieta no esla indicada  para ti.

Lo mejor que puedes consumir para romper el ayuno es un desayuno completo y balanceado que contenga grasas buenas (como la yema de huevo, el aguacate) proteína (huevo, pollo, pechuga de pavo) y una fuente de carbohidratos como la fruta entera o un poco de cereales integrales. La ciencia confirma que el típico desayuno alto en carbohidratos tiende a aumentar el almacenamiento de grasa, aumentar el peso corporal, y aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular y la salud a largo plazo.

Otras personas prefieren no cenar para cumplir con más hora de ayuno. Si desayunas muy tarde y no cenas, al día siguiente no vas a poder controlar tu ansiedad por consumir carbohidratos o grasas en la noche y puede que ataques tu refrigerador.

El enfoque de no cenar va en contra de el reloj innato de tu cuerpo. Este régimen puede causar trastornos del sueño y efectos secundarios similares que un ayuno mal manejado. Es importante cenar alimentos saludables, pero tampoco cenar justo antes de dormir ni con muchas grasas o irritantes; lo más recomendado es cenar dos o tres horas antes de acostarte para darle tiempo a tu cuerpo de asimilar los alimentos, evitar reflujos y metabolizar bien los nutrientes para mantener buenos niveles de energía al dormir, pues tu cerebro nunca descansa y necesita energía para conseguir un buen sueño reparador.

Recuerda que cualquier tipo de dieta debe ser supervisada por un especialista en el tema, si padeces de enfermedades como hipoglucemia, diabetes o si eres menor de edad, evita este tipo de ayunos y consulta siempre a tu médico.

 

 
herramientas
También te interesa

Cómo elegir un buen yoghurt

Todo lo que tienes que saber

3 ingredientes detox

Incluye estos alimentos en tu dieta para un mejor aspecto de tu pelo y cuerpo

Deja un comentario