*


Empieza el año limpiando tu dieta

Por Beauty Team
enero 2, 2018

Inicia este 2018 con la mejor actitud

Por: Marisa Novoa
Nutrióloga funcional
Bienesta

Empezar un año nos motiva a plantearnos muchos propósitos y buenas intenciones, pero también comenzamos a preocuparnos porque es un año más en nuestras vidas, lo que nos recuerda que estamos envejeciendo.No podemos frenar la edad ni el paso de los años, pero sí evitar el envejecimiento prematuro ocasionado principalmente por los radicales libres y de esta manera agregarle vida a nuestros años.

No basta empezar una dieta, un plan bajo en calorías o una estrategia para desintoxicarse pues si éstas carecen de nutrientes podrían descompensarnos.Por ejemplo, un plan en el cual sólo tomas una limonada durante diez días, no es sana; carece de vitaminas, minerales, grasas esenciales y proteínas que son vitales para el buen funcionamiento de organismo. Tampoco es saludable una alimentación aparentemente “balanceada” que incluye cereales de caja o barritas, pues son altas en carbohidratos refinados y azúcares que provocan ansiedad, altos niveles de glucosa en la sangre, elevan los triglicéridos y por si fuera poco, son pobres en proteínas y otros nutrientes.

Es bien importante que tu plan de alimentación sea individualizado y diseñado por un nutriólogo de acuerdo a tus actividades, estilo de vida, edad y sexo. Para empezar yo te recomiendo:

  • Cambiar tu mentalidad: las dietas no deben verse como algo momentáneo o solo para bajar los kilos de las fiestas, tienes que adoptarlo como una forma de vida para que no andes como yo-yo con los kilos.
  • Evitar modificaciones radicales en tu estilo de vida: porque sólo serán efímeros; es mejor que te propongas pequeñas metas a la vez y que sean sencillas para que los esfuerzos sean duraderos

¿Por qué limpiar la dieta?
Toma en cuenta que en la actualidad los alimentos están muy procesados con conservadores para que duren más tiempo, colorantes para que sean más atractivos a la vista, altos en sodio (sal) y en azúcar para potencializar su sabor. El resultado: ansiedad por seguirlos consumiendo, aumento de peso, elevación de la presión arterial, cansancio, apatía, irritabilidad, falta de atención y problemas para dormir y descansar. En resumen nos quitan la salud y nos envejecen.Por eso debemos evitar este tipo de productos, ya que al perder peso, disminuimos el riesgo de diabetes, cáncer, estaremos más concentrados, dormiremos mejor y en general mejoraremos nuestra salud.

¿Cómo iniciar con éxito?

  • Elimina el azúcar refinada: no sólo la que le agregas al café o al o al agua; también la que contienen los refrescos, bebidas de fruta embotelladas, tés embotellados o solubles, el pan de caja, galletas, dulces, postres, algunos productos light, cereales de caja, yogurts. Opta por tomar agua natural
  • Dile adiós a los cereales blancos: también a los refinados, ya que carecen de vitaminas y de fibra
  • Disminuye los alimentos altos en sodio (sal): empieza por los refrescos, incluyendo los light, alimentos enlatados, embutidos, comida congelada para microondas, sal de mesa
  • Evita el abuso de lácteos: lo recomendable es consumirlos dos veces por semana
  • No consumas alimentos con gluten como el trigo: se encuentra en las pastas, cereales, galletas, salsas embotelladas y muchos otros que aparentemente no lo contienen
  • Prefiere los granos integrales: arroz integral o salvaje, quinoa, tortilla de maíz
  • Lee las etiquetas de cada producto: si contiene ingredientes que no puedas pronunciar o que no sepas qué son; no son buenos para tu salud, lo más probable es que se trata de químicos.
  • Evita alimentos que contengan azúcar de caña evaporada o jarabe alto en fructosa de maíz: alteran el nivel de  insulina y  de glucosa en la sangre

Procura que el 80% de tu dieta sea más natural: es decir, sin alimentos procesados, de preferencia orgánicos, que la carne sea de animales de libre pastoreo, no utilices edulcorantes o azúcares de dieta. El 20% restante déjalo para eventos sociales, comidas en restaurantes, cuando salgas de viaje o para el fin de semana.

Tardamos doce semanas en adaptarnos a un cambio, así que no te desesperes. Empieza poco a poco, con una dieta para desintoxicarte o un plan de alimentación hecho por especialistas y que se adecue a tus necesidades.

Este año, date la oportunidad de vivir de forma más saludable, para que tu propósito de todos los años deje de ser: bajar de peso.

Recuerda que ¡tu salud es cosas de todos los días!

 

 
herramientas
También te interesa

Bye skinny jeans!

Ahora estos serán tus mejores aliados en otoño

Cómo elegir un buen yoghurt

Todo lo que tienes que saber

Deja un comentario