Si estás con todo haciendo dieta cetogénica o keto diet, lograste perder algo de peso y te quieres mantener; o ya estás cansada de tanta grasa, proteína y extrañas mucho los carbohidratos… o simplemente ya probaste y quieres regresar a una alimentación “normal” sigue leyendo!

Es importante que sepas que si no haces una transición adecuada de la dieta cetogénica, puedes llegar a tener efectos no deseados como:
– Aumento de peso significativo.
Inflamación gastrointestinal, gases, estreñimiento y otros problemas relacionados.
– Picos de azúcar en sangre, que podrían causar fatiga e irritabilidad.
– Aumento del hambre, ansiedad y adicción al azúcar.

¿Cómo salir de cetosis sin “rebotar”?

1. Empieza por las frutas y verduras:

El primer paso es agregar frutas y verduras, lo ideal es incluirlas en el desayuno o como snack. Fíjate que sean de menor índice glucémico como las berries y verduras verdes.

2. Busca carbohidratos 100% integrales y diferentes: 

Lo peor que puedes hacer es dejarte ir y empezar a comer donas y galletas. Es normal que subas uno que otro kilito al reintroducir carbohidratos a tu dieta porque éstos tienden a causar un poco de retención de líquidos. La clave está en agregar una porción de cereales integrales (1/4 de taza) al día para que poco a poco tu cuerpo se vaya acostumbrando.

Elige carbohidratos que no causen picos gigantescos de azúcar en la sangre, por ejemplo, las pastas hechas a base de leguminosas, galletas con semillas y sin azúcar o pan tipo ezequiel que son altos en proteínas y fibra. 

TIP: la grasa ayuda a que el carb se absorba más lento, así que en esta etapa agrega un puñito de nueces o aguacate. 

3. Controla el azúcar: 

Uno de los más grandes beneficios de la dieta cetogénica es el bajo consumo de azúcar. Mientas mantengas ese hábito vas a ver que fácil es mantenerse. Cuando leas las etiquetas, la regla general es evitar cualquier cosa con más de 4 gramos de azúcar añadida y menos de 8 gramos de azúcares naturales (como es el caso de los lácteos). 

Siguiendo estos pasos podrás regresar a una dieta equilibrada, con carbohidratos de calidad, grasas buenas y proteínas que también te ayuden a seguir bajando de peso o mantenerte. Recuerda siempre apoyarte de un médico o nutriólogo experto en el tema.