Cuando el metabolismo se acelera, nuestro organismo genera un mayor gasto calórico, lo que se traduce en un menor peso y en una mejor repartición de nutrientes. Por ello, los especialistas recomiendan hacer cinco comidas al día, mismas que deben ser distribuidas en tres fuertes (las principales) y dos colaciones (entre comidas).

La idea de hacer cinco comidas diario no es comer más, sino distribuir mejor tus alimentos durante el día y hacerlo de una manera más saludable porque:

  1. Generas gasto calórico con la digestión y la metabolización de los alimentos que ingieres.
  2. Le avisas a tu organismo que no tiene necesidad de almacenar todo el alimento que consume, así, desecha lo que el cuerpo no necesita y evita el sobrepeso.
  3. Administras tu apetito, controlas tus ganas de comer, por lo tanto,  evitas el abuso de los alimentos a la hora de la comida o la cena.
  4. Los niveles de glucosa se mantienen estables.
  5. Cuentas con la energía suficiente para rendir más y mejor durante todo el día.