El pasado octubre los Duques de Sussex revelaron que estaban esperando a su primer hijo después de su boda en Mayo. La noticia sorprendió a todo el mundo y ambos anunciaron que la llegada de su primer hijo sería en el primer trimestre del año por lo que de inmediato pensamos que podría ser a principios de abril.

Y esta mañana anunciaron que ya se habían convertido en papás de un niño. En esta ocasión, por cuestiones de lógica, el royal baby no nació en el tradicional hospital St. Mary en Paddington, mismo donde Kate ha dado a luz a sus tres hijos: George, Charlotte y Louis. Esto se debe a que los Duques cambiaron de residencia a Frogmore Cottage ubicado en Windsor.

https://www.instagram.com/p/BuZIppHFR6i/

Aunque sigan estando en la familia real británica, la hija de los duques no será la próxima en la línea de sucesión al trono, pues primero está el Príncipe William seguido por sus hijos. Y finalmente si se pudiera, sería una decisión totalmente de su abuela gracias a una ley que se estableció en 1917.

Por otro lado, la custodia de la bebé tampoco será ni de Meghan ni de Harry, ya que por motivos ajenos a ellos la tendrá la Reina Isabel, misma que tiene la de sus nietos: George, Charlotte y Louis. Lo que sí pudo hacer la reina es firmar unas cartas para que lleve el título de Lady o Lord. Su nombre completo será: Mountbatten-Windsor. El bebé es el octavo bisnieto de la Reina Isabel II, quien tiene 92 años.

View this post on Instagram

At the opening of the Mersey Gateway Bridge, The Duchess of Sussex joins The Queen to watch a performance by local schoolchildren #RoyalVisitCheshire

A post shared by Kensington Palace (@kensingtonroyal) on