¡Todo listo para el fin de semana más barato del año, hay miles de rebajas! Si vas a salir a comprar algunas cosas, debes tomar en cuenta todos estos tips antes de que vacíes tu cartera (o no), es la mejor opción para hacer compras inteligentes.

1. Haz una lista. No salgas sin saber lo que vas a buscar, revisa tu clóset y ve lo que realmente necesitas así evitaras compras compulsivas.

2. Controla tu curiosidad. Olvídate de ir a las tiendas “a ver qué ves” porque seguramente tu impulso consumista ganará y acabarás comprando cosas que no necesitas.

3. Fija un presupuesto máximo. Tanto en tarjetas de crédito como en dinero en efectivo necesitas plantear un límite de gasto que no comprometa tus finanzas. Un buen tip es dejar las tarjetas en casa, así evitas caer en la tentación. Y por supuesto no caigas en la trampa del 20% más el 30% porque créeme no haces el 50%.

4. No te arriesgues comprando sólo tendencias. Lo que sucede con estas prendas es que pasan rápido de moda. Procura apostar por los básicos como ropa en colores neutros tipo el nude, el blanco y el negro. De la moda lo que te acomoda, así que por más que los crop tops estén en tendencia, no a todas se le ven bien.

5. Ve temprano. Cuando todo está acomodado y si es entre semana mejor, ya que habrá menos gente y te sentirás menos presionada. Entra primero a las tiendas que más gente crees que tengan.

6. Pruébatelo aunque te de flojera. Acuérdate que las políticas de cambios y devoluciones en rebajas son diferentes. Si te lo pruebas, sabrás si realmente lo vas a usar o no.

7. Ponte cómoda. Seguro vas a caminar mucho y qué mejor que hacerlo con zapatos cómodos. Además facilitaras el trabajo en el probador, así que evita ponerte capas de ropa.

8. No hagas compras impulsivas. Lo comprarás sólo porque está muy barato. Mejor piensa, ¿realmente lo vas a usar? Ahora, si te gustó y en verdad lo necesitas no lo dudes, cómpralo porque en cuestión de segundos alguien más se lo puede llevar.

9. Analiza si te conviene. Si compras algo que tengas que mandar a arreglar, piensa cuánto te va a costar. Quizá te convenga más comprar algo de tu talla, aunque no esté en rebajas.

10. Sé realista. Olvídate de decir “para cuando baje unos kilitos”, sé objetiva, cuando suceda, quizá ya nisiquiera te gusten o ya estén pasadas de moda.

Ahora sí… ¡A comprar!