*


Limpiadores según tu tipo de piel

Por Karla Estrada

Para limpiar la piel, debes saber qué producto usar

Crema, espuma, gel, aceite…entre tantas opciones en el mercado seguro no sabes cuál es la mejor opción para tu tipo de piel. Aquí una guía para que encuentres la mejor te va.

  • Busca una limpiadora que te de una ligera exfoliación diaria y que al mismo tiempo te humecte para mantener el balance de la piel. Un bálsamo o un gel son la mejor opción ya que al mezclarlo con agua se crea una infusión que hidrata la piel.

  • Siempre revisa los ingredientes de tus productos, fíjate que no contengan alcohol, sodio o sulfatos ya que estos ingredientes resecan más la piel. Utiliza un limpiador en crema que calme y humecte la piel. Los aceites también son muy buena opción.

  • Las versiones en gel son la mejor opción ya que elimina la grasa sin dejar la piel acartonada. Si tienes brotes, fíjate que la limpiadora tenga ácido salicílico para que limpie tus poros a profundidad.

  • Elige productos libres de fragancias ya que pueden irritar más la piel. Utiliza productos en crema o gel que humecten y contengan ingredientes calmantes como caléndula o rosas.

  • Lo que quieres es controlar la grasa de la zona T y humectar mejillas. Las espumas ayudan a quitar el exceso de grasa pero sin ser abrasivo para la piel. No olvides exfoliar una o dos veces por semana.

  • El agua micelar es perfecta para purificar y desintoxicar la piel. Esta contiene micelas, que principalmente absorben la suciedad y las impurezas, dejando la piel mucho más limpia, hidratada y suave.

  • Este tipo de piel se asemeja mucho a la seca, pues necesita ingredientes que la mantengan hidratada y por lo tanto luminosa. Busca limpiadores ya sea en jabón o gel, que contengan ingredientes como:Aceite de almendras, aceite de coco, Karité o aloe vera.

 
Tambien te interesa

Por qué agregar vinagre de manzana al baño

Es momento de incluir este ingrediente en tu rutina para mejorar tu estado físico y anímico

24 horas para transformar tu piel

Conoce qué pasa con tu piel en el día y en la noche

Deja un comentario