piel-sin-sed-900x470Humectar debería ser un hábito diario, como bañarte o lavarte los dientes. Cada día que pasa la piel envejece y se va haciendo más seca. Los humectantes tiene la maravillosa virtud de atraer agua del medio ambiente, colocara y sellarla en tu piel.

Lo que hace un humectante.

Prepara: La contaminación, una dieta pobre, el estrés, el frío o el calor, deterioran la humedad de tu piel, haciéndola menos resistente y más reseca.
Protege: Humectar proteger tu piel de los daños provocados por los rayos UV y la contaminación.
Circula: Aplicarlo, estimula la circulación sanguínea incrementando los niveles de colágeno ¿Sabías qué cuando baja el colágeno, aparecen arrugas y se desarrolla la flacidez?

Potencializa tu humectante.

  1. Exfolia: El cepillo en seco es nuestro favorito porque tiene la capacidad de remover células muertas y estimular la circulación para que el humectante penetre mejor.
  2. Báñate con agua tibia: La regadera no supone ser un sauna, ¡bañarse con agua caliente es de lo que más reseca la piel!
  3. Aprovecha tu piel húmeda: Aplícalo en primeros 3 minutos después de haber salido de la regadera y aun en el baño para aprovechar el vapor y la humedad para atrapar y sellar el agua en la piel.