*


¿Necesitas un facial?

Por Beauty Team

Incorpora los faciales a tu rutina de piel

facial

Cada tres meses vamos al salón a cortarnos el pelo y a retocarnos la raíz, visitamos al dentista cada seis meses, pero la mayoría no tiene la constancia para hacerse un facial una vez al mes. ¿Por qué? Lamentablemente aún no es parte de nuestra cultura. En Francia es lo más común, en Asia ni se diga y en Polonia, como un día me contó una cosmetóloga, hacerse un facial es tan rutinario como hacerse manicure.

Si siempre hemos deseado una piel impecable entonces, ¿por qué seguimos tan confundidas con los faciales? La verdad es que la mayoría no sabe si es una necesidad o sólo un gasto innecesario. En mi opinión, los faciales son el mejor complemento para tener una piel sana, siempre y cuando ya tengas una rutina de piel.

¿Cuándo hacerte un facial? Es una costumbre que puedes hacer tuya desde joven. Pero cuidado, una mujer de 45 no tiene las mismas necesidades que una de 25, por eso debes fijarte en tus necesidades. Existen todo tipo de faciales, desde los que son a base de masajes (que sobre estimulan y no recomiendo para pieles grasas) hasta los que usan corrientes eléctricas y láser (ideales para pieles maduras).

Un facial se puede convertir en un habito que realmente mejore tu piel. Ahora, no pienses que todos se tratan de una experiencia relajante nada más, eso es sólo un bonus. Incluso hay muchos faciales que pueden llegar a ser incómodos, aunque muy eficaces. Tu debes concentrarte en los beneficios que traerá a tu piel.

¿Qué puedes esperar en el facial? Son rituales que mínimo duran una hora. Se usan sueros, cremas, exfoliantes y productos con ingredientes activos más concentrados que se potencian con técnicas manuales o aparatología. Vas a tener un resultado temporal, para mantenerlo debes de ser constante. Como cuando haces ejercicio, si paras, los cambios desaparecen.

 

Lo que un facial hará por ti:

Limpia la piel a profundidad

Suaviza y remueve puntos blancos y negros

Mejora temporalmente la piel deshidratada

Restaura la función de la barrera de la piel

Rellena la piel, suavizando las arrugas y líneas de expresión

Remueve células muertas

Mejora la toxicidad de la piel

Unifica el tono

Le da luminosidad

 

Lo que un facial no hará por ti:

Eliminar el acné

Desaparecer manchas

Dar resultados de bótox, láser o rellenos

Mejorar condiciones como rosácea

Levantar la piel flácida

Eliminar ojeras

 

A veces las expectativas de lo que un facial puede hacer son muy altas, como si fueran la cura de todos los males de tu piel. Es verdad que hacen que te veas y te sientas mejor. Pero aunque lo vuelvas un hábito, un facial tampoco hace milagros y tiene sus límites: por eso necesitas poner de tu parte. Sus beneficios son temporales, pero si lo haces con frecuencia sí te ayudan a tener una piel más joven, hidratada y saludable.

Antes de empezar, debes informarte bien de cuál es el facial que te conviene. Uno mal hecho puede ser lo más contraproducente. Por ejemplo, nunca dejes que una cosmetóloga te inyecte bótox o rellenos, eso déjaselos a cirujanos y dermatólogos. No caigas en toda la charlatanería, mejor busca siempre lugares y faciales serios.

En The Beauty Effect te daremos un tour de faciales para contarte de nuestros favoritos y de todos sus beneficios.

 

 

 
herramientas
También te interesa

Mascarilla para invierno

Receta para cuidar la piel de la cara en invierno

El escándalo de Jean Paul Gaultier: SCANDAL

La fragancia ideal para la mujer de hoy

Deja un comentario