*


Mi no al sol

Por Eugenia Debayle

  Si hay un producto que tuviera que elegir y quedarme sólo con ese, definitivamente sería: Protector solar. Y no sólo lo digo yo, lo diría cualquier dermatólogo. El sol es lo que más nos envejece y arruga. De acuerdo al Skin Cancer foundation de Estados Unidos, el 90% del envejecimiento, las manchas y las […]

 

Si hay un producto que tuviera que elegir y quedarme sólo con ese, definitivamente sería: Protector solar. Y no sólo lo digo yo, lo diría cualquier dermatólogo.

El sol es lo que más nos envejece y arruga. De acuerdo al Skin Cancer foundation de Estados Unidos, el 90% del envejecimiento, las manchas y las arrugas son causadas por la exposición al sol. ¡ouch!

Es normal que todas nos queramos ver más bronceadas. El sol hace que te veas más sana y más delgada. Pero a veces nuestra obsesión por tratar de cambiar nuestro tono de piel a algo irreal, tiene un costo caro en la belleza y la salud.

Mi historia con el sol estuvo a punto de ser muy salvaje. Fui  una niña que en la primaria sufría porque todos los niños me decían gasparín (mi piel es muy blanca). Recuerdo que me ponía muy mal los Lunes por la noche, porque al día siguiente tocaba la clase de educación física y obligatoriamente tenía que usar shorts azul marino que hacían contraste con mi blancura.

Luego llegó la adolescencia en plenos años ochenta -la generación más obsesionada con el sol-. Cada vez que iba a la playa me veía fosforescente junto a mis amigas que lograban el tono perfecto, todavía no se estilaba usar autobronceadores y el único recurso para lograr el tan anhelado bronceado era ponerse horas bajo el sol. Así que intenté algunas veces llegar a un bronceado que para mi tono era imposible. Ahora me doy cuenta de la completa irresponsabilidad de mi grupo de amigas (incluyéndome a mí). Nos poníamos yodo, tomábamos jugo de zanahoria una semana antes de ir a la playa “para tener mejor color” hasta que un día la cosa estuvo a punto de llegar a la tragedia. Mis amigas se fueron a la playa y decidieron hacer una mezcla de aceite de cocina, coca-cola y mantequilla. Regresaron totalmente incendiadas, pero sus pieles adolescentes se lograron recuperar después de estar llorando días del dolor (afortunadamente yo no fui a ese viaje).

Estas historias de risa y terror me hacen decir “¿En qué diablos estábamos pensando?”

Como mi piel es muy sensible, nunca pude abusar del sol. Creo que habrán sido 2 veces que se me pasó la mano. Al cumplir los 20 comenecé a cuidarme , a usar protector solar, lo cual llamaba la atención porque todos seguían asoleándose. Pero decidí que mi actitud adolescente de tener que hacer todo lo que los demás hacían para verme bien ya no iba conmigo.

Alguna vez Jane Fonda dijo “El sol de los 20 se paga a los 40” y sus palabras son sabias. El sol es algo que se acumula. Es decir, lo que te asoleas a los 25 se revela años después. Son manchas que no salen inmediatamente pero que al pasar los años salen a la luz.

Así que el usar un protector solar es como una cuenta de ahorro y en este sentido estás haciendo la mejor inversión para tu piel.

¿Por qué asolearse es tan dañino?

Exponerse al sol sin protección causa lo siguiente:

  • Destruye el colágeno que es lo que mantiene la piel firme. Por eso cuando vemos a mujeres en la tercera edad que se asolearon con singular alegría, no sólo las vemos manchadas sino que también flácidas.
  • Destruye la elastina (lo que le da elasticidad a la piel).
  • Saca manchas.
  • Saca arrugas.
  • Incrementa la flacidez.
  • Incrementa enormemente las posibilidades de cáncer de piel incluyendo el más dañino: melanoma

En resumen, si quieres envejecer bien y rápido: asoléate.

Muchas pensarán ¿pero cómo, el sol es necesario? Claro que lo es. El sol es una paradoja, por un lado es dañino para la piel y por otro es indispensable para vivir. Es el que nos ayuda a producir Vitamina D (necesaria para nuestros hueso), mejora el sistema inmunológico, mantiene la salud del corazón, entre muchas cosas.

El sol hay que disfrutarlo pero con prudencia. Se recomienda exponerse a los rayos de sol con protección solar no más de 15 minutos al día. Las horas en que es más fuerte y dañino es entre las 10:00 y 3:00 de la tarde. Si eres una persona que entra y sale de casa, estás recibiendo los beneficios del sol.

Me parece que hay que dejar de estar luchando contra el tono natural de nuestra piel, además de que en lo personal no sólo me parece irresponsable sino que el exceso de sol es muy anticuado y ochentero.

Camas de bronceado

El Skin cancer foundation de Estados Unidos y la Organización Mundial de la Salud (OMS) no aprueba las camas de bronceado. Quien te esté intentando vender la idea de que la cama de bronceado te da el tono pero no te daña la piel, está mintiendo. La mayoría de las camas están equipadas con lámparas que emiten rayos UVA y pueden ser hasta 15 veces más dañinas que el sol. Las personas que utilizan estás camas son 2.5 veces más propensas a desarrollar cáncer de piel

Lo que tienes que buscar en un protector solar:

  • Un protector solar con un FPS de 30 mínimo.
  • Asegúrate que en la etiqueta diga que protege los rayos UVA y UVB (ambos). Los UVB son lo que queman la piel y los UVA penetran de manera más profunda.
  • Lee en la etiqueta que contenga Dióxido de Zinc u Óxido de Zinc.
  • Que sea libre de Paba.
Si quieres lograr un tono bronceado de manera segura puedes usar un autobronceador en crema o spray, que lo único que hará es pintarte la piel temporalmente y se irá deslavando con los días. Es seguro y ya hay tonos que no son naranjas y que se ven muy bien.

Si tienes que usar un sólo producto, que ese sea: Protector solar. ¡El mejor producto antiedad!

 

 
Tambien te interesa

Bebidas para aplanar el abdomen

Como reducir tallas bebiendo

Dieta para la piel

Come para piel bonita

Deja un comentario

 

17 Respuestas a “Dieta para la piel”

  1. Araceli R

    Hola…Eugenia excelente articulo como siempre¡¡¡ Puedo tener los beneficios de la Vit C y Omega 3 , Efervecente y en capsulas……me ayuda tomarlo así?????? Gracias Bonita¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  2. arely rosas

    Eugenia hermosa hola, ! disculpa la verdad no estoy acostumbrada a tomar té verde, peor quiero hacerlo y que se vuelva un hábito, no me agrada mucho el sabor, cómo lo puedo endulzar? porque se que el azácar refinada no es anda buena ; entonces cómo puedo endulzarlo? gracias !! besos!!!

  3. Hola buenas noches, me encanta tu página he estado haciendo todas las noches los masajes de antienvejecimiento, vi una entrevista en youtube. com Jessica Michibata × Yukuko Tanaka – Facial Massage, se me hace que esta también muy interesante, no tienes la traducción, me encantaría saber que dicen.

    Muchas gracias por estos extraordinarios consejos.