Masajes faciales Eishodo

Por Eugenia Debayle

Es una realidad, en la cultura occidental no nos enseñaron a tocar nuestro cuerpo. Desconozco la razón, pero incluso en las rutinas de belleza, cuando nos lavamos la cara o aplicamos cremas, lo hacemos de una manera tan cuidadosa que no entramos en contacto profundo con nuestra piel. Sin embargo ese acto de tocarnos el […]

Es una realidad, en la cultura occidental no nos enseñaron a tocar nuestro cuerpo. Desconozco la razón, pero incluso en las rutinas de belleza, cuando nos lavamos la cara o aplicamos cremas, lo hacemos de una manera tan cuidadosa que no entramos en contacto profundo con nuestra piel.

Sin embargo ese acto de tocarnos el cuerpo, deberíamos convertirlo en parte natural de nuestros hábitos, ya que interactuar con él es una forma de ponerlo en acción y de hacerlo que circule.

Por eso y porque he visto sus efectos, me considero una promotora de los masajes faciales. Es cierto que se requiere tiempo para ver resultados extraordinarios, pero desde la primera experiencia se puede sentir la diferencia y cuando lo convertimos en parte del día a día, créanme, resulta enriquecedor.

Por qué están de moda

Después de ver sus aportaciones, los masajes faciales son la locura en Europa y lo más interesante es que la gente está regresando a lo básico, o sea a la sabiduría oriental que nos dice que somos parte de un todo y que debemos trabajar en ello.

Yuriko Takiguchi, presidente de la Sociedad Mexicana de Shiatsu, es una gran entusiasta de las terapias japonesas y siempre nos muestra lo nuevo de esta tendencia; ustedes saben que a mí me encanta descubrir estos métodos y por eso en esta ocasión les presento uno nuevo: Eishodo.

En qué consiste

“Eishodo” es un término japonés que significa “Fuente de la eterna juventud” y es una especie de reflexología facial que consiste en usar las manos para lograr que la cara se vea hermosa y en su lugar.

Entre sus beneficios están que:

  • Estimula la circulación
  • Abre y drena los ganglios linfáticos
  • Restablece los músculos
  • Trabaja en puntos específicos y reafirma
  • Es un lift natural

Aprendiendo cómo tocar y masajear, estos ejercicios les va a ayudar a mejorar y mantener el contorno de la cara, porque gracias a la combinación de muchas técnicas, los músculos regresan a su lugar y así disminuyen (sobretodo) la papada y las bolsas de los ojos

Además, modifica:

  • Las comisuras de la boca que empiezan a caer, haciéndonos ver tristes
  • El ancho de la nariz que solía ser afilada

Lo ideal es ir con un experto, ser constante y darse el tiempo para hacerlo. Mientras lo hacen, encontrarán una pequeña rutina casera para aprovechar sus productos al máximo y sentir cómo su cara despierta, recobra energía y sí, ¡la pueden tocar!

Pueden ver el video aquí

 

 
Tambien te interesa

Tropical Vibes

Cómo sobrevivir al verano de la forma más chic

5 libros que toda mujer debe leer

Básicos para consentirte

Deja un comentario