Mas-energia-de-forma-natural-900x470La energía es necesaria para que los organismos simples y complejos puedan existir. El ser humano puede desarrollarse y emprender cualquier actividad gracias a la energía que posee. De hecho, el ser humano participa en distintos ciclos de energía, ya que está hecho de ésta, de energía física y energía espiritual. Como la energía es imprescindible para el quehacer cotidiano, cuando carecemos de ella nos sentimos agotados, y el agotamiento implica agobio, estrés y desmotivación, así que precisamos recuperarla por medio de algún estimulante como bebidas energéticas, café o chocolate. Sin embargo, esos elementos no siempre son las mejores opciones para la salud. Afortunadamente, hay otras formas de energizarnos.

1. Tomar agua
La hidratación es la actividad más saludable que podemos hacer para recuperar la energía. El agua es una fuerza impulsora de la producción de energía dentro de las células y resulta imprescindible. La mínima pérdida de agua, es decir la deshidratación, provoca la caída del flujo energético en el cuerpo humano.

Esto te interesa: ¿Exceso de agua?

2. El jugo verde
Quizás suene a cliché o pienses que es lo más horrible que puedas beber; no obstante, tomar un jugo de vegetales verdes todos los días por la mañana crea niveles altos de energía. Los vegetales verdes contienen nutrientes y moléculas que alcalinizan las células de forma rápida, de modo que en muy poco tiempo tendremos la sensación de ligereza, vitalidad y energía.

3. Eliminar los azúcares
Sí, el café, el té verde y el chocolate elevan nuestra energía de forma inmediata, pero lamentablemente no la mantienen. Y es que la adición de azúcar a este tipo de bebidas es una pésima idea. Si consumes estas bebidas, será mejor que prescindas de endulzarlas.

4. Respira
La respiración profunda al aire libre aumenta la cantidad de oxígeno y mejora la circulación sanguínea; además, produce una disminución de toxinas generadas por la contaminación ambiental.

Esto te interesa: Aprende a meditar contra el estrés

5. Ejercítate
Realizar actividad física con regularidad aumentará el flujo de energía natural. El ejercicio genera un aumento de consumo de oxígeno y esto hace que las endorfinas fluyan por nuestro cuerpo. La energía será mucho más alta a los pocos días de comenzar.

6. Relájate
No más preocupaciones por el pasado, ni por el futuro; si nos concentramos en vivir el presente nuestro nivel de estrés disminuirá y probablemente nuestra generación de energía incremente de forma rápida. Recordemos que el estrés y la fatiga hacen que disminuya nuestra energía.

Bien; ahora sabemos qué necesitamos para sentirnos con más vitalidad todos los días. Si te sientes cansado sólo repasa en tu mente: ¿Tomas agua natural todos los días? ¿Le agregas azúcar al café? ¿Cuántos días a la semana haces ejercicio?

Esto te interesa: Burn out, estoy agotado