El-poder-de-agradecer-900x470La gratitud es un estado mental que surge cuando afirmas lo bueno que hay en tu vida o cuando te dejas disfrutar los placeres cotidianos. Interesantemente, no depende de las circunstancias que estés viviendo, aunque definitivamente es mucho más fácil estar agradecido cuando todo va bien. En realidad depende de la capacidad que tenemos para apreciar cómo tanto las experiencias positivas como las negativas contribuyen con algo a nuestra vida. Es decir, puede ser que los retos o las experiencias duras no sean agradables, pero sin lugar a duda nos dan la oportunidad de aprender muchas cosas. Pensar de esta manera nos permite experimentar la vida con mayor amplitud, y además tiene efectos positivos en la salud.

Esto te interesa: Beneficios de las mandalas 

1. Menor riesgo de depresión
Ha sido científicamente comprobado que cultivar la gratitud puede disminuir el riesgo de sufrir depresión, ya que comprender positivamente todo lo que pasa en nuestra vida es un buen mecanismo de protección. Además, cultivar la gratitud está asociado con un fortalecimiento del sistema inmune y la disminución de la presión sanguínea.

2. Mayor sentimiento de bienestar
Una investigación realizada con más de 300 alumnos universitarios relacionó la inteligencia emocional y los sentimientos de gratitud con un mayor sentimiento de bienestar general, de tal manera que la gratitud no sólo se trata de apreciar las cosas positivas sino también mantener cierto nivel de entereza todo el tiempo.

Esto te interesa: Respirar para reducir la ansiedad

3. Más resiliencia
La gratitud también tiene un efecto en la salud mental de quienes están enfrentando una situación estresante. De acuerdo con los investigadores, cultivar la gratitud frente al trauma contribuye a la resiliencia y puede prevenir los síntomas de estrés postraumático. Esto puede estar relacionado con el incremento de los niveles de serotonina que experimentamos cuando nos sentimos agradecidos.

4. Mayores niveles de felicidad
Según algunos estudios la felicidad puede cambiar la manera en la que vemos el mundo radicalmente, así que cuando estamos de buen humor podemos pensar las cosas desde una perspectiva más amplia y las pequeñas imperfecciones de la vida no nos molestan tanto. Cultivar la gratitud también ayuda a incrementar los niveles de felicidad en general que experimentamos diariamente.

Esto te interesa: Hábitos para ser feliz 

Al parecer, el fabulista griego Esopo no estaba alejado de la realidad cuando dijo: “La gratitud es un signo de las almas nobles”.