*


Dieta financiera

Por Karla Estrada

Este año ponte como meta ordenar tus finanzas para que estén en forma. Ello te permitirá estar mucho más relajada y cómoda, recuerda que gran parte del estrés que afecta a las personas es el que tiene que ver con temas de dinero, y esa preocupación se refleja en tu estado de ánimo y hasta […]

774x416 (86)

Este año ponte como meta ordenar tus finanzas para que estén en forma. Ello te permitirá estar mucho más relajada y cómoda, recuerda que gran parte del estrés que afecta a las personas es el que tiene que ver con temas de dinero, y esa preocupación se refleja en tu estado de ánimo y hasta en tu piel. Piensa que te verás más guapa entre más financieramente ordenada seas.

 

La pregunta ahora es ¿por dónde empezar? Aquí, te damos una lista de sugerencias para que logres alcanzar una óptima salud financiera:

 

Presupuesto: La única manera para lograr objetivos reales, tener un control de tus finanzas, lograr ahorrar y bajar las deudas es empezar con la elaboración de un presupuesto. Debes tener claro cuáles son tus ingresos, cuáles son tus gastos fijos y cuáles los variables. Tener un presupuesto te permitirá no gastar más de la cuenta y lograr ahorrar; podrás saber si ya pagados todos tus gastos te sobra algo de dinero. Si de plano no te sobra ni un peso, intenta eliminar algún gasto fijo que no sea imprescindible, por ejemplo, el manicure, y en su lugar, hazlo tú misma. Otra opción es reducir gastos, evalúa cuáles puedes reducir, como bajar el consumo de gasolina o la salida a restaurantes.

 

Deudas: Este tema hay que manejarlo con mucho cuidado. Verifica qué tipo de deudas tienes ¿son de mensualidades fijas sin intereses o son los que te cobran intereses mes a mes? Si se trata de los segundos, entonces hay que intentar pagarlas a la brevedad posible; así que destina lo más que puedas de tu presupuesto a disminuirlas. Es importante que entiendas que te salen más caros los intereses que privarte de algunos gustitos momentáneamente.

 

Ahorro:  Si ya terminaste de saldar tus deudas o no las tienes, ya estás del otro lado. Ahora podrás asignar una cifra mensual a tu ahorro. No, no se trata de que destines lo que te sobra cada mes, piensa en una cifra que estés en posición de ahorrar mensualmente; este mágico número debe ser realista y no debe representarte algo pesado. Fíjate metas, piensa en un objetivo de ahorro: un viaje, tu boda, un coche, el enganche de una casa, etc.

 

Inversión: El error más típico es pensar que para hacer una inversión requieres de muchísimo dinero. No es así, ahora existen diversos fondos en los que puedes invertir desde cifras pequeñas. Tu objetivo de ahorro determinará el monto de tu ahorro, la periodicidad de éste, el horizonte de tu inversión y el tipo de inversión que se adapta a ti. Por ejemplo, si quieres ahorrar para comprarte un departamento, el horizonte de tu ahorro será más largo que el que necesitas para pagarte unas vacaciones a Europa. Para determinar esto, lo ideal es que acudas con un asesor financiero. Él te hará las preguntas adecuadas para determinar todo esto.

 

Cuando logres controlar tus gastos y tengas un ahorro te sentirás mucho más relajada, no hay nada como la seguridad de que tienes un respaldo en caso de emergencias.

 
herramientas
También te interesa

Gigi x Maybelline: La paleta que se agotó en 90 minutos.

Tu nuevo beauty must

La rutina para piel roja e irritada

Los pasos y la lista de productos para calmar la piel.

Deja un comentario