Mujer dormida
Haz esto para disfrutar tus mañanas

 

Despertar de buen humor y sintiéndote bien muchas veces no tiene nada que ver con la cantidad de horas que dormiste. Puede que tus hábitos estén saboteando tu estado de ánimo. Probablemente no te preocupas por eso y simplemente dices que no eres una morning person, porque es difícil estar de buenas en las mañanas. Pero no tienes porqué sufrir y sentirte mal. Te recomendamos estos hábitos que puedes cambiar para que tus días cambien contigo:

  • Escoge lo que te tomas

Obviamente tomarte una taza de café no te va a hacer ningún favor. El vino y las bebidas con alcohol, aunque sientas que te relajan, tampoco te ayudan. Mejor escoge un té (que no tenga cafeína) o, si te sientes nostálgica, tómate un vaso de leche caliente, pero no acudas al alcohol.

  • Sé elitista con tus snacks

Eso de que si cenas pesado no duermes, no sólo aplica cuando tienes muchos años. La comida es clave para dormir bien. Por eso, procura alejarte de los alimentos que tienen mucha azúcar, porque eso nada más hace que tengas más energía y que tu cuerpo se active cuando necesita apagarse.

  • Prepara tus cosas

Nada arruina mejor una mañana que salir con prisa de tu casa. Por eso, deja tu ropa afuera, tu comida preparada y todo lo que necesites para el día siguiente listo antes de irte a la cama. Así te vas a despertar y tu día va a fluir con orden y bien.

  • Escribe tus pendientes

Nadie tiene súper poderes. Por eso, en vez de tratar de acordarte de todo, es más recomendable hacer una lista de tus pendientes la noche anterior para que no se te olvide nada y no te estreses con el sentimiento de que algo se te olvidó.

  • Aléjate de la tecnología antes de dormir

Pasar horas viendo Netflix o revisando tu celular no permite que tus patrones de sueño sean buenos. Por eso mejor lee un libro o una revista y dale a tus ojos un break de pantallas y luces.

  • Aprende a irte a la cama

Muchas veces en las noches nos quedamos haciendo cosas que ya no tienen sentido. Es mejor que aprendas a saber decir cuándo ya fue suficiente y tu cama te llama. Es muy importante que duermas por lo menos siete horas al día, así que administra bien tus tiempos para poder lograrlo.