Comida sana, piel sana
Por Eugenia Debayle

Lo tengo que confesar, ¡me gusta la comida chatarra! En general, trato de ser bastante controlada, pero hay días que me dejo ir. El resultado de mi pecado: ojos inflamados y cara cansada. Sé que todavía no existen estudios científicos que comprueben el impacto de la comida en la piel. Pero la realidad es que […]


Lo tengo que confesar, ¡me gusta la comida chatarra! En general, trato de ser bastante controlada, pero hay días que me dejo ir. El resultado de mi pecado: ojos inflamados y cara cansada.

Sé que todavía no existen estudios científicos que comprueben el impacto de la comida en la piel. Pero la realidad es que yo no necesito que las teorías me comprueben nada (siento mucho ser tan altanera con la comunidad científica). ¿Por qué? Porque yo lo noto en mí y con eso me basta.

Mi filosofía siempre ha sido la de aprender, pero darle el primer lugar a lo que mi cuerpo me dice. Por cierto, estoy aprendiendo a aplicar este concepto en todas las áreas de mi vida; escuchar mi intuición y seguir esa sabiduría interna que todos tenemos y que nos lleva muy lejos.

Pero regresando al tema de la alimentación. Soy la prueba de cómo mi cara cambia dependiendo de lo que como, más allá de cualquier crema (las cuales amo), para mí lo más importante es evitar el sol, dormir y comer bien.

Para que la piel esté sana y preciosa hay que ingerir 2 cosas fundamentales: Antioxiantes y ácidos grasos esenciales.

 Antioxidantes:

Los radicales libres vienen del aire, el medio ambiente, el sol y muchas fuentes que nosotros no podemos controlar. Mantienen nuestras células cautivas, causando daño en las membranas de nuestra células. Es por eso que en la última década se ha dado tanta importancia a los antioxidantes, porque son los que los combaten. Cuando proteges a la piel de los radicales libres, estás también previniendo que el colágeno se destruya y llegue el envejecimiento prematuro. Hay que comer:

  • Ciruelas
  • Fresa
  • Frambuesa
  • Nuez o almendra (no más de 6 ó 7)
  • Alcachofa
  • Arándano
  • Granada

Ácidos grasos esenciales:

Estos fortalecen las membranas de nuestra piel y son omega-3 y omega-6. Es común que en nuestra dieta occidental ignoremos al omega-3 y el omega-6 esté mucho más presente. Es fundamental equilibrar nuestros ácidos grasos que van a retener la humedad haciendo que la piel se vea más joven y rellena. Así que ingerir más omega-3 hace el trabajo y está en el:

  • Salmón
  • Nueces
  • Aguacate

Agua:

La hidratación durante todo el día es importante. No es precisamente el elixir de la juventud pero sí una de las claves. Los 8 vasos aconsejados son suficientes.

Y ahora para reparar los daños me voy a comer en este momento un poquito de todo.

 

 

Herramientas
Tambien te interesa
el-color-mas-hot-de-esta-temporada-principal
El color más hot de la temporada

No es naranja, ni rosa. Pero amamos este tono intermedio

portada
¡#TBElaRevista cumple un año!

Lo que vas a encontrar este mes en la revista de The Beauty Effect