Especial Cancer de mama

900x470_mitosPor: Andrea Villanueva, editora contenidos moi print

Algo que pocas personas saben es que solamente el 5% de los casos de cáncer de mama tienen un factor hereditario. Si en tu familia existen casos, es importante ir con un oncólogo, o tu mismo ginecólogo, para checarte. Pero esto no quiere decir que solamente ellas están en riesgo, al contrario todas las mujeres, aunque no tengan antecedentes familiares, pueden presentarlo.

Y como no se trata de asustarse, te decimos diez cosas que NO te ponen en un mayor riesgo de sufrirlo.

<<Esto te interesa: ¿Qué es el cáncer de mama?>>

1. A los hombres no les da. Este es uno de los mitos más grandes, porque, aunque es cierto que es un porcentaje mínimo de hombres que lo presentan –menos del 1% de todos los casos— los números van en aumento. En especial con el aumento en la obesidad. Además, cerca del 25% de los hombres que lo adquieren, mueren por la enfermedad debido a que no saben que lo tienen.

2. Consumir azúcar, de verdad o artificial, me lo puede causar. Aunque es cierto que las células cancerígenas consumen más glucosa que las normales, ningún estudio ha demostrado que el azúcar hace que su cáncer empeore o que, si se deja de consumir desaparezca. Pero ya sabemos que una alimentación llena de azúcar genera obesidad y esta se asocia al riesgo elevado de padecer varios tipos de cáncer. Por otro lado, investigadores han realizado estudios en sustitutos del azúcar como sacarina, aspartame y sucralosa, entre otros, y no han encontrado evidencia alguna de que causen cáncer en seres humanos.

3. Antitranspirantes y desodorantes provocan cáncer. El Instituto Nacional de Cáncer de los Estados Unidos ha realizado estudio tras estudio tratando de descubrir si esto es cierto o no. Y no lo es. No hay evidencia de que usar desodorantes sea causa de cáncer. Así que no hay pretexto para andar por ahí apestando.

4. Si uso bras con varilla estoy en mayor riesgo. Se dice que los brasieres con varilla obstruyen el flujo linfático de las chichis, promoviendo así la acumulación de toxinas y, por lo tanto, el cáncer de mama. Mentira. Aunque una pareja hizo una investigación y escribió un libro donde aseguran esto, no existen estudios científicos que lo comprueben. No hay datos que puedan demostrar esta correlación.

<<Esto te interesa: Soul & Beauty: La vida después del cáncer >>

5. Es contagioso. Estar en contacto con una persona que tiene cáncer de mama NO te pone a ti en riesgo. El cáncer en general es el resultado del crecimiento descontrolado de células con mutaciones dentro del cuerpo, no es un virus o bacteria que viaje de cuerpo en cuerpo.

6. Los implantes incrementan el riesgo. Otra mentira. Lo que puede ser cierto es que con los implantes es más difícil detectar los tumores más pequeños, pero con unas radiografías extra estás lista.

7. Si eres copa B no te va a dar. No existe ninguna conexión entre la talla de tu bra y la posibilidad de que te dé cáncer de mama. Como con los implantes, puede que en mujeres con chichis de mayor tamaño sea un poco más complicado detectar los tumores, pero la causa nunca será el tamaño.

8. Te pegan en la boobs corre al doctor. ¡Falso! No te puede salir un tumor inmediatamente. Es importante tu revisión con el ginecólogo, pero no te estreses.

<<Esto te interesa: Reconstrucción después del cáncer>>

9. Tener cáncer de mama es sinónimo de muerte. La prevención es la clave, si ya te diagnosticaron cáncer de mama hay muchas opciones con el debido tratamiento.

10. Si en mi familia no hay casos de cáncer de mama, yo no lo tendré. Cerca de 40 por ciento de hombres y mujeres recibirán un diagnóstico de cáncer en algún momento de su vida.

Lo más importante es que a partir de los 30 años (sobre todo si hay antecedentes en tu familia directa) te hagas los estudios que recomiende tu doctor. Pero no te preocupes por las cosas que llegan en cadenas de mensajes de WhatsApp. Vive una vida saludable y ya está.

Especial cancer de mama