Las vitaminas están en la sopa
Por Karla Estrada

Una manera de obtener antioxidantes y otros nutrientes

Las sopas, como bien decían las abuelitas, pueden ser una manera deliciosa de obtener antioxidantes y otros nutrientes que nos ayudan a  combatir enfermedades.

Según un estudio publicado en el British Journal of Nutrition, las personas que incluyen sopas en sus comidas, tienden a pesar menos que los que no lo hacen, además de que consumen menos grasas y obtienen mayor cantidad de nutrientes como proteínas, fibra, vitaminas y minerales.

Los “Pros”:
Una de las ventajas de consumir una sopa bien preparada, es que proporciona un alto volumen que te hace sentir más satisfecho en comparación con un otros alimentos secos.

Además, sopas hechas a base de verduras y caldos sin grasa son una buena manera de consumir verduras si no eres tan afecto a ellas. Si prefieres las cremas, prepáralas en su versión light, es decir: las verduras licuadas con el agua de su cocción (se quedan ahí muchos de los nutrientes) sazonadas con especias y hierbas de olor; evita agregar mantequillas, crema, papa o féculas para espesarlas y prefiere leche sin grasas o lechadas de coco o almendras sin azúcar que además le darán un sabor delicioso y distinto.

Los “contras”:
El secreto está en no caer en el exceso y revisar los nutrientes que consumes dentro de las mismas. Si piensas hacer el souping detox hazlo bajo supervisión de un nutriólogo. Fíjate tambien que al preparar las sopas o cremas la verdura no esté partida en trozos muy pequeños o sobre cocida por que esto hace que se fuguen o pierdan aún más vitaminas y nutrientes.

Otro punto en contra es que las dietas tan restrictivas y de un solo alimento sólo funcionan a corto plazo y si acabas en los extremos de eliminar por mucho tiempo y sin razón médica cualquier alimento sólido, es probable que te desesperes rápidamente y recuperes todo lo ganado gracias al famoso “efecto rebote” del que ya hemos platicado en otras ocasiones.

Empezar la comida o cena con una sopa de verduras mejora tu digestión y te ayuda a no sobrepasarte con el resto de la comida.  Se vale agregar con moderación pasta o arroz integrales para hacerlas más completas pero no olvides que ahí ya está la porción de harina de la comida; Es mejor complementarlas con proteína como leguminosas, cuadritos de queso panela, tofu, pollo, carne, mariscos, etc.  Y así una sopa se vuelve un alimento completo capaz de acelerar tu metabolismo.

Eso sí, aléjate de las sopas enlatadas, instantáneas o en sobre llenas de conservadores, harinas refinadas, grasas y sodio, que mas que ayudarte a bajar de peso, te suman kilos sin razón.

 

Dra. Julia Salinas Dücker
Médico especialista en Nutrición Clínica

Tw:@juliasalinas
Facebook: Dra. Julia Salinas Dücker
Instagram: @antojodiabolico

 

 
Tambien te interesa
La solución a los típicos problemas de belleza

Cómo solucionar todo desde la comodidad de tu hogar y de forma fácil y rápida.

Alimentos para el cerebro

La mejor manera de nutrir nuestro cerebro es con esto:

Deja un comentario