*


Beauty Soup

Por Beauty Team

Tómalo por lo menos una vez al día para piel impecable

A pesar de la extensa rutina de belleza que tienen las asiáticas (sobre todo las coreanas), el verdadero secreto para nutrir la piel y el cuerpo por dentro no está en todos esos productos. Por más raro que suene, la clave para una piel limpia y firme es el caldo de hueso.

Este caldo está lleno de minerales que nutren las células de la piel y calman cualquier tipo de inflamación en el cuerpo. Incluye magnesio, potasio, calcio, aminoácidos, colágeno, ácido hialurónico y glicanos glicosaminos.

Es el favorito de muchos health gurus. Además de que te deja la piel divina, también te puede ayudar a curar y prevenir problemas del sistema digestivo. Todos los ingredientes que trae esta sopa fortalecen el intestino, los tejidos de la piel y reducen la inflamación (incluyendo el acné).

Tienes que probar esta sopa. Tómate una taza al día como mínimo, aunque puedes tomarte todas las que quieras. Además te va a ayudar a llenarte un poco antes de comer.

Ingredientes

1 kg de rabo de buey y/o hueso del muslo de ternera (puede tener carne), de preferencia orgánico (más hueso que carne)
2.5 cm de raíz de jengibre, cortada en rodajas gruesas
1 cebolla enteras, en rebanadas gruesas
3 zanahorias
3 tallos de apio
2 cebollines, guarda el tallo verde para adornar
1/2 taza picada de tu hierba fresca favorita (cilantro, perejil, tomillo o romero)
1 cucharada de aceite de coco o de ajonjolí
4 hojas de laurel
1/4 taza de vinagre de manzana o de coco
Sal de mar o del Himalaya
Opcional: tallos de apio, ajo

Preparación

En una olla grande, pon los huesos y el agua hasta que estén a punto de hervir. Tiene que ser lo suficientemente grande como para cubrir todos los huesos. Déjalo hervir por aproximadamente diez minutos para que se limpien. Cuélalos y tira el agua.

Cubre los huesos con agua de filtro, agrega jengibre, cebollín, cebolla, hierbas, verduras y el vinagre de manzana. Déjalo al fuego por una hora y media o hasta que esté bien cocido. Al final, agrega el aceite y sal pimentea al gusto.

Una vez que se enfríe, mételo el refrigerador. Cuando la grasa se haga dura, sácala y cuela el caldo. Guárdalo en un frasco o contenedor que cierre muy bien. Esta preparación rinde una semana, toma una taza diariamente para que empieces a notar los resultados.

 
herramientas
También te interesa

La piel según tu edad

Tu rutina de piel tiene que cambiar conforme creces

Spray after sun

Aplícalo después de exponerte al sol

Deja un comentario